ES
ejercicio-casa
Ejercicios que puedes hacer tú mismo en casa
noviembre 20, 2018
Cuidar la piel en invierno
6 consejos para cuidar nuestra piel durante el invierno
diciembre 4, 2018

5 alimentos de otoño que debes incorporar a tu dieta

alimentos-otono

La naturaleza es sabia y por eso suele darnos en cada estación los alimentos más apropiados para que todo funcione a la perfección en nuestro organismo. En otoño, lo que más necesitamos es proteger las defensas y estos son los cinco alimentos que nos ayudarán a conseguirlo este otoño.

Setas y champiñones:

En otoño las setas y los champiñones surgen por todos los bosques de nuestro país. No podemos dejar de insistir en que si se sale a recoger setas hay que tener muy claro que especies pueden consumirse y cuáles no y, ante la duda, es mejor dejarlas donde están. También hay que cortar las setas de la manera adecuada para que vuelvan a crecer.

Pero si no quieres correr riesgos porque no tienes ni la mejor idea de cómo diferenciar siquiera los típicos boletus, lo mejor es que acudas a tu tienda de frutas y verduras. Podrás encontrar una gran variedad de setas y de champiñones que gracias a sus vitaminas y minerales podrán reforzar tus defensas.

Calabazas:

Las calabazas no solo sirven para decorar en Halloween, con ellas se pueden hacer cremas deliciosas e incluso se pueden consumir cocidas en tacos junto con otras verduras o como parte de pistos. Su carne dulce tiene un sabor muy agradable y se puede añadir a multitud de platos enriqueciéndolos con vitamina A y con Omega 3.

Además, en días especiales, se puede consumir en forma de cabello de ángel, un dulce muy típico de algunas zonas de España y que todavía muchas personas cocinan a mano. Se hace con un tipo de calabaza diferente a la que se consume para cremas, de hecho, es el tipo de calabaza con la que en muchos lugares alimentan al ganado. Su preparación es parecida a una mermelada y es muy rica en vitamina C, aunque por su cantidad de azúcar no es un alimento para tomar a diario.

Legumbres:

Las legumbres son uno de los platos más modestos de la gastronomía por su precio, pero de los más apreciados cuando llega el frío. Muchas personas las evitan porque creen que engordan y porque producen muchos gases, pero lo cierto es que ambas cosas tienen solución. En la mayoría de los casos, no son las legumbres las que engordan, sino aquello con lo que se acompañan: salsas, carnes, chorizos… pero esto es fácil de arreglar si se opta por recetas vegetales y bajas en grasas.

Al reducir las grasas también se evitan parte de los problemas digestivos de las legumbres, pero las especias pueden ayudar a que sea más fácil digerirlas: cominos, hinojo, tomillo o romero son algunos ejemplos. Si con estas recomendaciones es insuficiente para evitar que nos produzcan gases, existen diferentes trucos a la hora de cocinarlas, pero el más sencillo, y el que utilizaban nuestros abuelos, es ponerle una cucharada de bicarbonato en el agua donde vayamos a cocinarlas.

Uvas:

Es la época de las uvas. Aunque las que están destinadas a vino ya han sido vendimiadas en su mayor parte, las de mesa todavía están en su mejor momento. Contienen ácido fólico, por lo que son muy recomendadas para mujeres en su primer trimestre de embarazo y ayudan a combatir el estreñimiento y a mejorar la digestión. Las uvas ayudan a las defensas a combatir las infecciones, las cuales son muy frecuentes en esta época del año, por lo que pueden ser un gran aliado para evitar este tipo de problemas. Si eres propensa a sufrir infecciones urinarias, échale un vistazo a FLORA MUJER, pues en su formulación cuenta con semillas de uva, entre otros ingredientes, pensados en el bienestar de las vías urinarias.

Dado que es una fruta con un alto contenido en azúcar y que tiene bastantes calorías, hay que procurar comerlas con moderación, pero sin dejar de incluirla en la dieta a no ser que el médico las haya prohibido en casos de personas con problemas de azúcar o con mucho sobrepeso.

Sardinas:

Ya todos conocemos los beneficios del pescado azul. Aunque las sardinas son muy típicas de los espetos veraniegos también se deben de seguir consumiendo durante el otoño. ¿Sabías que el pescado azul gracias a sus grasas beneficiosas está protegido de la contaminación por mercurio que sufren otras especies de peces? Por este motivo se recomienda que forme parte de la dieta de todos durante todo el año, pero especialmente en otoño cuando las defensas tienden a estar un poco más débiles. Por si te lo estás preguntando, las sardinas en conserva tienen las mismas propiedades que el pescado fresco, por lo que si no las encuentras en la pescadería no te preocupes, cómpralas enlatadas y añádelas a tu dieta durante todo el año.

Una manera original y diferente de disfrutar de las sardinas y de convertir este plato barato en un aperitivo de lujo está en realizar un paté.  La receta es muy sencilla, solo necesitas dos latas de sardinas en aceite de oliva, dos cucharadas soperas de cebollino muy picado, cien gramos de queso en crema, que puede ser bajo en grasa e incluso sin lactosa, el zumo de medio limón y sal y pimienta para condimentar. Bate esto hasta que quede una pasta fácil de untar y usa un molde para darle una bonita forma. Un aperitivo barato, sabroso y que está listo en cinco minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *