ES
probioticos
Tipos de afecciones de la piel
marzo 1, 2018
Alimentos funcionales para deportistas y otros complementos
marzo 22, 2018

5 Consejos para cuidar el sistema inmunitario

No deberíamos de esperar a estar enfermos para empezar a cuidarnos. Lo más inteligente es evitar que la enfermedad aparezca y, para ello, nada mejor que reforzar las defensas de nuestro organismo, ese ejército que todos llevamos dentro para combatir todo aquello que viene desde el exterior dispuesto a perjudicarnos.

Cualquier médico de familia que se precie debería de enseñar a sus pacientes como cuidar el sistema inmunitario para evitar gran parte de los problemas de salud que se sufre a lo largo del año o, cuando menos, minimizar sus consecuencias. Lejos de nuestras intenciones está el suplir al médico en esta labor, pero sí vamos a recoger en este artículo cinco consejos básicos para ayudar a las defensas.

1. Somos lo que comemos

Esto es algo que decimos con mucha frecuencia pero que no nos tomamos tan en serio como deberíamos. Lo más sensato sería cuidar bien todo aquello que comemos para asegurarnos de que ingerimos las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios para que todas las funciones de nuestro organismo se realicen con éxito. Eliminar de la dieta los alimentos ultraprocesados, por ejemplo, es básico para la salud del intestino y consecuentemente de todo el cuerpo. Este tipo de alimentos contienen aditivos químicos que dañan la flora intestinal y que perjudican a todo el funcionamiento del sistema inmune.

Optar por alimentos frescos y de temporada siempre que sea posible, reducir el consumo de azúcares y procesados así como de las grasas perjudiciales y aumentar la ingesta de verduras frescas , pescados y carnes magras es fundamental para la buena salud del cuerpo. Pero también lo es comer despacio, darnos tiempo no solo para preparar correctamente los alimentos sino también para consumirlos despacio, masticando correctamente cada bocado y reposando unos minutos tras la comida para favorecer una buena digestión.

2. Dale un extra a tu organismo

Incluso cuando se come de manera sana es bueno cuidar el sistema inmunitario con algunos extras, especialmente en los momentos más comprometidos. Si eres una persona con problemas de intolerancia a ciertos alimentos y te vas de viaje, ¿no sería bueno que tu intestino esté fuerte para que no de problemas durante esos días? Si por error tomas algo que no debes, la reacción no será la misma si tu intestino está fuerte que si ya estaba anteriormente debilitado.

Lo mismo ocurre si eres una persona con tendencia a tener catarros o problemas de alergias en determinadas épocas del año. Anticiparse con suplementos para reforzar el sistema inmunitario es la mejor manera de minimizar los efectos.

3. Tu salud emocional influye en tu salud física

Por suerte son cada vez más los médicos que entienden la íntima relación que existe entre la parte física y la parte psicológica de las personas. Cuando alguien está mal emocionalmente esto causa toda una serie de reacciones en su cuerpo: la tristeza, la depresión, los nervios, las preocupaciones… Todas estas emociones que algunos califican como negativas, causan reacciones en el organismo. Para algunas personas es difícil entender que cuando sufren de malas digestiones continuas, jaquecas repetidas o muchos catarros tal vez no sea cuestión de tomar medicamentos para los síntomas sino de tratar el problema emocional que los está causando. Sin embargo, es la mejor solución para estos casos.

4. El estrés es fuente de muchos problemas

El estrés causado por sobrecarga de trabajo y de responsabilidad puede ser causa de muchos problemas en nuestro sistema inmune. Cuando una persona está estresada generalmente no descansa como es debido y eso hace que su cuerpo no trabaje correctamente. Los primeros síntomas del estrés suelen ser musculares: contracturas debidas a la tensión nerviosa. El segundo punto en el que influye el estrés es, frecuentemente, la digestión. Cuando las digestiones fallan el intestino acaba perjudicado y esto daña al sistema inmunológico, lo que hace que puedan aparecer diferentes problemas de salud.

5. Si finalmente enfermas, deja que tu cuerpo actúe

Por mucho que nos cuidemos podemos caer enfermos en alguna ocasión. Tener unas defensas fuertes no se sinónimo de que sean inescrutables y un virus o una bacteria podrían atacar a nuestro organismo. Ante estos ataques el cuerpo tiene formas de defenderse que solemos interpretar como síntomas de la enfermedad y que, con frecuencia, atacamos de una forma demasiado virulenta.

La fiebre es un buen ejemplo de esto. La fiebre forma parte de la respuesta inmunitaria normal y es una herramienta para luchar contra aquello que nos ataca. Se debe de controlar cuando es demasiado elevada, es decir, cuando pasa de 38º. Pero tomar antitérmicos ante las primeras décimas de fiebre no es correcto, como no lo es tomar un medicamento para cortar la diarrea cuando nuestro organismo está comenzando a limpiar el organismo. En cualquier caso, el médico será el que nos dé las pautas correctas en estos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.