ES
Prepara tu cuerpo para la llegada de la primavera
marzo 12, 2019
huesos-sanos
Buenas prácticas para mantener los huesos sanos
abril 9, 2019

5 consejos para un corazón más sano

Cuando hablamos del corazón, no estamos hablando de un órgano cualquiera, sino de uno de los más importantes de nuestro organismo. El mismo, hace cada día un gran esfuerzo para que la sangre circule por todo el cuerpo y es un motor que, si falla, causará daños en el funcionamiento de otros muchos órganos.

Un corazón sano tiene muchas menos probabilidades de sufrir un infarto, una de las principales causas de muerte en personas de mediana edad.

Por ello, vamos a ofreceros algunos consejos básicos para mantener un corazón más sano.

No fumes

Fumar aumenta la presión arterial, hace que el ritmo del corazón se acelere, lo que lo obliga a esforzarse más y también contrae las arterias. Todo esto sin hablar de otros problemas que puede causar a la salud y que, de forma indirecta, acaban repercutiendo en la salud del corazón.

Dejar de fumar es el mejor regalo que puedes hacerle a tu salud en general, pero principalmente, a tus pulmones, junto a tu corazón. No solo te vas a sentir mejor, también recuperarás el sentido del gusto, tendrás mejor olfato, no te fatigarás tanto y, aunque sea algo secundario, vas a ahorrar muchísimo dinero.

Vigila tu tensión arterial

Una tensión arterial alta y mal controlada puede estar detrás de problemas tan graves como la arterosclerosis, la cardiopatía isquémica o la insuficiencia cardíaca.

Hay que controlar la tensión cada cierto tiempo, especialmente si está demasiado alta o no tiene un buen equilibrio. Y aunque no lo creas, llevar este control es más fácil de lo que imaginas.

Si tienes problemas y quieres saber que todo va bien, sin necesidad de ir a tu médico cada pocos días, puedes comprarte un aparato automático o acudir a tu farmacia más cercana. Si optas por la primera opción, antes de empezar a utilizar tu aparato personal, deberás acudir a tu médico y llevarlo para comparar los resultados que ofrece con los de sus aparatos médicos. Así, sabrás qué margen de error existe de manera aproximada y podrás llevar un control bastante ajustado de tu tensión arterial, acudiendo al médico con menos frecuencia.

Cuida tu dieta

Las dietas ricas en carbohidratos y grasas acaban pasando factura a nuestro sistema arterial. La grasa se va acumulando en las paredes de las arterias y pueden acabar por obstruirlas. Evidentemente, esto es un serio problema para nuestro corazón.

Comer de manera sana, evitar las grasas trans y aumentar el consumo de pescado y de verduras no solo ayudará a evitar que el colesterol se acumule en las arterias, sino que también nos facilitará mantener un peso saludable.

No obstante, hay personas que generan colesterol de forma independiente a la dieta consumida. Por eso es muy importante realizarse controles periódicos ya que, estar delgado y comer de forma saludable ayuda, no es garantía total y absoluta de que no se van a tener elevados los niveles de colesterol.

Pero si necesitas de una ayuda extra para mantener a raya tu colesterol, existen complementos alimenticos a base de probióticos que son una excelente manera de obtener ese plus para conseguir tu objetivo.

Haz ejercicio moderado

El ejercicio es muy bueno para el corazón, pero debe de practicarse con moderación, especialmente si no se ha practicado de forma habitual antes. Caminar es una buena forma de comenzar a hacer ejercicio, pero tiene que hacerse a un buen ritmo, dentro de las circunstancias físicas de cada uno y al menos durante veinte minutos seguidos.

Ir en bicicleta, jugar con los hijos en el parque, correr con la mascota o hacer una ruta de senderismo con los amigos son alternativas al gimnasio mucho más divertidas, económicas y, para la mayoría, también muy gratificantes.

Evita el estrés

El estrés es uno de los enemigos de la buena salud del corazón y es una causa oculta detrás de muchos infartos. Si eres de esas personas que dicen que es que no pueden evitar estar nerviosos o estresados, permíteme que te diga que lo que en realidad te sucede es que no has encontrado el método adecuado para poder hacerlo.

complemento-alimenticio-descanso

Existen muchas formas de poder controlar el estrés y los nervios y cada persona debe de buscar la que mejor le funcione. Pero todos, absolutamente todos, podemos ejercer ese control. El yoga, la relajación o la meditación son formas de mantener el estrés a raya. También los nuevos métodos basados en la atención plena o mindfulness.

A otras personas les funciona mejor practicar deportes que les ayuden a liberar adrenalina y se quedan muy relajados tras una buena sesión de spinning. Sin embargo, cansarse y liberar adrenalina no ayudará a que tu mente se equilibre si no lo acompañas de alguna de las técnicas antes mencionadas.

Mientras consigues encontrar ese equilibrio puedes ayudarte con productos naturales para relajarte y dormir mejor, ya que la falta de sueño es consecuencia y motivo de estrés, lo que hace que nos encontremos ante la pescadilla que se muerde la cola. Los productos a base de plantas para relajarse y dormir mejor son una gran ayuda en estos casos, recomendamos para ello nuestro complemento Dulces Sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.