ES
Sistema inmune debilitado, síntomas y explicación
marzo 29, 2016
Hipotiroidismo y sensibilidad al gluten
abril 5, 2016

El sistema inmunológico está constituido por órganos, tejidos, células y proteínas. Ellos son los encargados de proteger nuestro organismo de las agresiones de los “pequeños ocupantes” o microorganismos que nos rodean (bacterias, virus, hongos  y parásitos) y estar alerta para descartar células dañadas.

Cuando enfermamos, nos solemos recuperar pronto, todo ello  gracias a la función que ejerce nuestro sistema inmunológico que además nos protege de infecciones en un futuro.

Una nutrición completa juega un rol elemental en nuestro organismo para reforzar nuestras defensas y prevenir enfermedades.

Sin embargo, en algunas ocasiones las enfermedades se establecen, reinciden o empeoran por elementos propios de nuestro organismo como puede ser un descenso en nuestros dispositivos de defensa.
Es importante destacar que nos encontramos con dos periodos de la vida en que las personas corremos un riesgo mayor a sufrir una enfermedad infecciosa: La infancia y la vejez.

Esto es debido a que el sistema inmunitario de los niños pequeños (en su etapa inicial)  se encuentra inmaduro y no ha tenido la oportunidad de poder crear todos los anticuerpos que necesita. De ahí la consideración del resultado preventivo de los anticuerpos maternos que son trasladados al bebé por la placenta durante el periodo de embarazo y por la leche materna durante la lactancia.

Para que los niños consigan desarrollar un sistema inmune seguro que los resguarde de los organismos, a los que se ven comprometidos diariamente, requieren: estar expuestos a gérmenes de forma directa (colegios, parques infantiles, hermanos mayores que ya tienen el germen) o indirecta (vacunas); y desarrollar una respuesta y memoria.

En las personas mayores el sistema inmune se vuelve menos efectivo, la capacidad de poder diferenciar lo ajeno de lo propio  se va perdiendo, por lo que se generan, de modo más frecuente, desórdenes autoinmunes que pueden provocar trastornos como la artritis.

Los macrófagos, células de defensa de nuestro sistema inmunitario, destruye en forma más lenta bacterias, células tumorales y otros agentes invasores. El resultado es una mayor vulnerabilidad ante la gripe, infecciones, neumonía y cáncer.

Cabe resaltar que además de estas circunstancias fisiológicas “normales”, las defensas pueden resentirse por otros factores a los que nos encontramos expuestos constantemente, pero que son posibles de tratar o impedir.

Factores como la mala alimentación, han demostrado obtener resultados desfavorables sobre el buen funcionamiento del sistema inmune, predisponiendo a los afectados a infecciones repetitivas.

El tabaco, el alcohol y algunos fármacos, son también factores que alteran el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune.

Para reforzar el sistema inmunológico de tu pequeño puedes ayudarte de complementos alimenticios especiales que le ayuden a reforzar sus defensas. FLORA INMUNE NIÑOS es un complemento alimenticio diseñado para niños a partir de 3 años con el fin de fortalecer su sistema inmune y contribuir a su buen funcionamiento. Contiene Fructooligosacáridos, Bifidobacterium lactis, Lactobacillus rhamnosus, Bifidobacterium breve y Lactobacillus paracasei, Manganeso, Cobre y Vitamina D3. La Vitamina D contribuye al funcionamiento normal del sistema inmune.

FLORA INMUNE NIÑOS actúa de forma eficaz sobre las defensas de todo el organismo. La combinación de probióticos y vitaminas permite tener un estado óptimo de la flora bacteriana para mejorar las defensas y hacer frente a infecciones. Es resistente a los antibióticos y sobrevive al paso por el tracto digestivo.

Y si lo que necesitas es reforzar tus defensas, FLORA INMUNE te ayudará. Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunológico y actúa de forma eficaz sobre las defensas del organismo. La combinación de probióticos y vitaminas permite tener un estado óptimo de la flora bacteriana para mejorar las defensas y hacer frente a infecciones. Es resistente a los antibióticos y sobrevive al paso por el tracto digestivo.

¡No esperes más y visítanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.