ES

La Cúrcuma, además de ser el ingrediente fundamental y mayoritario del curry, se trata de una especia que ha sido utilizada durante siglos en zonas orientales por la gran cantidad de propiedades que aporta su consumo a nuestra salud.

Esta especia es sin lugar a duda una de las más apreciadas en su país de origen, India, siendo un elemento imprescindible en su cocina como especia aromática y como parte e ingrediente central del curry. Tiene un sabor intenso, incluso algo amargo y picante, y un color amarillo vibrante que la hace inconfundible sobre el resto de las especias. Además de ser utilizada para dar sabor, también es un potente colorante alimentario.

La parte utilizada para este fin son sus raíces tuberosas o rizomas. En otoño, cuando las hojas de la planta empiezan a marchitarse, estos rizomas se cosechan, se hierven para poder eliminar la corteza dura que los envuelve, se dejan secar durante una semana aproximadamente y se muelen para conseguir un polvo fino, de color amarillo vibrante o mostaza.

Propiedades

Su característica tonalidad amarilla viene dada por una materia colorante denominada curcumina, a la que se le atribuyen multitud de propiedades.

Algunas de las propiedades que se le atribuyen, son las siguientes:

Digestivo

La cúrcuma actúa como tónico estomacal, estimulando las secreciones de jugo gástrico y pancreático, que facilita las digestiones y promueve el confort digestivo. Por esta razón, ayuda a aliviar la sensación de pesadez, hinchazón, empacho, la indigestión y previene la formación de gases y flatulencias, con la incomoda sensación de hinchazón que le acompaña.

Hepático

La cúrcuma posee multitud de componentes hepatoprotectores y propiedades antioxidantes, que ayudan a combatir los radicales libres, y promueven el aumento de los niveles de glutatión intrínseco, potente antioxidante natural presente en nuestro organismo.

Por sus propiedades tónicas a nivel biliar, estimula su secreción y, por tanto, evita la formación de cálculos biliares.

Articular

Es la mejor aliada en casos de reumatismo, como artritis o artrosis, gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Es muy recomendada en personas que padecen artritis reumatoide o síndrome de túnel carpiano. Es una opción mucho más natural y muy efectiva para conseguir resultados similares a los de los medicamentos antiinflamatorios.

Además, para potenciar la absorción de los principios activos de la cúrcuma, se recomienda tomar junto con pimienta negra, rica en piperina, molécula que favorece la absorción de la cúrcuma por parte del organismo.

Respiratorio

Es de ayuda en casos de bronquitis por su acción antiinflamatoria ya mencionada, y antibronquial. Es de gran ayuda para pacientes con EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).

Control de peso

La curcumina, que no es soluble en agua, tiene cierta capacidad para absorber grasas, mejorando su metabolización y eliminación a través de las heces. Por este motivo, su consumo en la alimentación diaria, combinado con ejercicio físico y una alimentación equilibrada y saludable, puede ser de utilidad para mantener y mejorar el peso corporal.

Estado de ánimo

En la medicina tradicional china es común utilizar la cúrcuma con el fin de mejorar el estado de ánimo. Esto es así porque esta especia interviene en la estimulación del sistema nervioso, en la reducción del estrés y en el aumento de la producción de los niveles de serotonina.

Regula el ciclo menstrual

La cúrcuma, además, también tiene la capacidad de regular el ciclo menstrual y aliviar los síntomas relacionados al mismo, como pueden ser los dolores en la zona baja del vientre o en la cabeza. Aunque debe ser consumido en cantidades moderadas, ya que un exceso podría dificultar la ovulación.

 

Contraindicaciones
Aunque la cúrcuma posee multitud de propiedades beneficiosas, conviene tener precaución en casos de obstrucción de conductos biliares, colangitis, cálculos y otras alteraciones biliares, ya que su consumo está contraindicado.

Para introducir la cúrcuma en nuestra rutina diaria es muy sencillo, además de tener diferentes opciones. Puedes empezar por condimentar tus recetas favoritas con esta especia, utilizarla como colorante natural, por ejemplo, para el arroz (deja un color similar al del azafrán), en carnes o salsas, o también puedes incluir complementos alimenticios en formato cápsula, mucho más cómodos de administrar, en los que, si no te gusta especialmente su sabor, no lo notarás.

Empieza desde ya a beneficiarte todas las propiedades que la cúrcuma nos ofrece, y cuida de tu salud desde el interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.