ES
5 desayunos refrescantes, energéticos y saludables
julio 6, 2018
Cómo cuidar tu piel de los efectos del cloro
julio 20, 2018

Bienestar para tus articulaciones

Una articulación es la unión de uno o más huesos, y se encuentran en zonas de nuestro cuerpo como las rodillas, los codos, las caderas o los hombros. La gran mayoría son móviles, y permiten que los huesos puedan tener mayor libertad de movimiento. Están compuestas por varios elementos:

  • Cartílago: tejido que cubre al hueso en su superficie y ayudan a reducir la fricción resultante del movimiento.
  • Membrana y líquido sinovial: esta membrana forma un revestimiento alrededor de la articulación y segrega líquido sinovial, un fluido transparente y pegajoso que lubrica la articulación.
  • Ligamentos: se trata de unas bandas gruesas y elásticas que sostienen los huesos que conforman la articulación y limitan su movimiento.
  • Tendones: al igual que los ligamentos, son otro tipo de tejido que conectan los huesos con los músculos, permitiendo así su movimiento.
  • Bursa: cavidad que contiene fluidos. Se encuentran entre los huesos, ligamentos y otras estructuras y ayudan a amortiguar la fricción de las articulaciones.

Dolor articular

Como podrás imaginar, las articulaciones se enfrentan constantemente a la presión de otras estructuras del cuerpo y son propensas a sufrir lesiones como parte de los movimientos cotidianos a los que se ven expuestas. Existen factores que pueden agravar esta situación como la edad (con los años existe mayor desgaste de la articulación y por tanto, aumenta la sensación de dolor) o la práctica de ejercicio físico (por ejemplo, en corredores, sus rodillas y tobillos están muy expuestos al impacto, por lo que aumenta el riesgo de desgaste y lesiones).

Entre las causas más frecuentes de dolor articular se encuentran la artrosis, los esguinces o las fracturas.

El dolor articular puede afectar a distintas zonas del cuerpo, como pueden ser los dedos, las muñecas o las rodillas, y puede ir acompañado de inflamación, rigidez e incluso, dificultad para ejecutar movimiento.

¿Cómo cuido de mis articulaciones?

Mantener una alimentación equilibrada y un estilo de vida saludable puede ser de gran ayuda. Mantener un peso dentro del marco saludable para cada persona y prevenir la obesidad, reduce el peso y la sobrecarga para las articulaciones, por lo que es el principal factor para disminuir posibles problemas o lesiones futuras.

Una dieta rica en pescados azules, fruta y verdura, aporta gran cantidad de ácidos grasos, vitaminas y minerales que mantienen las estructuras de los huesos, músculos y articulaciones en estado óptimo.

huesos y articulacionesAcompañar una dieta equilibrada y saludable con complementos alimenticios adecuados que aporten un plus de ingredientes activos, puede ser una buena estrategia, sobre todo para personas con mayor desgaste como personas mayores o deportistas. HUESOS ARTICULACIONES es un complemento alimenticio que contribuye al confort de las articulaciones en formato cápsula.
Su contenido en Bambú aporta Sílice, un componente del cartílago y de los huesos. La Sílice contribuye al confort de las articulaciones, mejora la resistencia del tejido conjuntivo, ayuda a prevenir la degeneración del cartílago y contribuye a la solidez ósea.
Además contiene glucosamina y condroitina, ingredientes imprescindibles para la formación de tejido conectivo, principalmente en el cartílago articular. La Glucosamina y la Condroitina resultan una combinación efectiva en casos de procesos de degeneración del cartílago en las articulaciones, inflamaciones o molestias en las mismas.
Este producto va dirigido a personas que tienden a sufrir molestias articulares y/o en los huesos, deportistas y personas con gran actividad física o de impacto o personas con desgaste óseo y articular.

Consejos para deportistas

Además de estos consejos, si eres deportista y quieres tener siempre a punto tus articulaciones, debes tener en cuenta estos consejos para rendir al máximo y notar las mínimas molestias posibles:

  • Masajes pre-entreno y pre-competición: realizar un suave masaje en tus articulaciones mejora el riego sanguíneo tanto a los músculos como a las articulaciones y para prepararlos para el esfuerzo y reducir el riesgo de posibles lesiones.
  • Calentamiento: es fundamental, antes de realizar cualquier actividad, realizar un calentamiento previo, para preparar a las articulaciones de forma gradual. Puedes empezar con un calentamiento y seguir por algunos ejercicios más específicos para el deporte que vayas a realizar.
  • Estiramientos post-actividad: después de haber realizado ejercicio, y una vez hayas vuelto a la calma, es recomendable realizar estiramientos suaves de las áreas que hayas trabajado, como los isquiotibiales, hombros o lumbares.
  • Masajes post-competición: después del esfuerzo puedes realizar masajes con algún gel efecto frío para aliviar la sensación de cansancio y de fatiga.
  • Fisioterapia: visita a tu fisioterapeuta de confianza de manera regular, aunque no estés lesionado. Es conveniente soltar la musculatura, y realizar descargas musculares regularmente para prevenir posibles lesiones.
  • Descanso: realizar ejercicio es muy importante, pero casi lo es más descansar convenientemente. Un correcto descanso es la clave para una buena recuperación.

Como lees, es muy sencillo ayudar a nuestras articulaciones a mantenerse en buenas condiciones. Sigue todos estos consejos, y seguro que notarás la diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.