ES
5 consejos para un corazón más sano
marzo 26, 2019

Buenas prácticas para mantener los huesos sanos

huesos-sanos

¿Quién no ha sufrido alguna vez dolor de huesos, incluso, siendo niños? Y es que, los huesos duelen al crecer, por lo que es frecuente que los más pequeños de la casa se quejen muchas veces de este problema y, por el contrario, también duelen, conforme se van cumpliendo años y comienzan a desgastarse.

Conservar los hueso sanos durante más tiempo es todo un reto que vale la pena afrontar porque el resultado es una vida con menos dolor, más activa y mucho más independiente. Por estas razones, vamos a ver algunos consejos para mantener nuestros huesos sanos el mayor tiempo posible.

7 consejos para tener unos huesos más sanos

1- Ejercicio sí, pero moderado:

El ejercicio es muy importante para la buena salud de los huesos, pero lo fundamental es que éste sea moderado y constante en el tiempo.

Los ejercicios que son demasiado intensos pueden ser negativos para los huesos, sobre todo cuando no hay costumbre previa de hacer deporte o no se realizan los estiramientos necesarios para evitar lesiones.

El tai chi, el pilates, el yoga o caminar son ejercicios muy recomendables para todo el mundo, independientemente de la forma física.

Si hay sobrepeso, el ejercicio, junto con una dieta equilibrada, nos ayudará a cuidar nuestros huesos y es que exceso de peso hace que nuestro sistema osteoarticular sufra más que cuando estamos en un peso adecuado.

2- Una alimentación rica en calcio:

El calcio es muy importante para los huesos. Por ejemplo, está presente en las almendras, el brócoli, las acelgas, el tofu o en algunos pescados, como el salmón o las sardinas.

Una de las fuentes de calcio más importantes en nuestra dieta son los lácteos, pues los tomamos prácticamente a diario, ya sea en forma de leche, de queso o de yogur, por citar algunos ejemplos, el calcio entra en nuestra ingesta diaria de manera muy cómoda.

Un período dentro del ciclo de vida de las mujeres, en el cual es trascendente el consumo de calcio, es la menopausia. Durante esta época el riesgo de osteoporosis se incrementa.

3- Pipas de girasol:

Sí, estamos hablando de las ricas pipas que comíamos de niños y que tanto nos gustaban. Pues resulta que son ricas en zinc, por lo que tomarte de vez en cuando un puñadito de pipas será muy bueno para tus huesos. De cualquier modo, ten cuidado con los excesos, ya que las pipas son saladas, incluso las que venden sin sal, y pueden causar retención de líquidos. Una forma sana de tomarlas es añadiendo un puñado de pipas peladas naturales a la ensalada.

4- Adquiere hábitos saludables:

El alcohol y el tabaco perjudican la salud en general, incluyendo la salud de los huesos, pudiendo ser causantes de la osteoporosis.

Si dejas de fumar y bebes solo de manera ocasional, reducirás mucho tus posibilidades de tener un problemas de huesos con el paso de los años.

Si a eso le añades caminar, o evitar el sedentarismo, y comer menos comida preparada y más platos naturales, tendrás un pack completo de protección para tus huesos.

5- Toma el sol con protección:

El sol es una de las fuentes más importantes de vitamina D. Por eso, se recomienda que, para tener unos huesos sanos, se tome el sol al menos un cuarto de hora cada día.

No olvides que el sol tiene cosas buenas, pero también malas, como son los rayos UV. Por eso, antes de a tomar el sol, aplícate una crema solar que garantice que tu piel estará protegida de la exposición solar.

6- Recurre a los complementos alimenticios específicos:

Si a pesar de llevar una dieta equilibrada, tu médico piensa que necesitas un aporte extra de calcio o de vitamina D, una opción es tomarla a través de un complemento alimenticio.

Pero si eres consciente que no estás llevado a cabo una dieta equilibrada, por la razón que sea, puedes optar por complementar tu dieta con algún suplemento alimenticio que te aporte la cantidad necesaria de calcio que tus huesos necesitan en ese momento.

Los complementos alimenticios son una solución tanto para personas que no asimilan bien el calcio de los alimentos, como para las personas que no están siguiendo una dieta adecuada.

huesos y articulaciones

7- Siempre que puedas, evita los accidentes:

Los accidentes se llaman así porque ocurren de forma inesperada y sin premeditación. Lo sabemos.

No obstante, hay personas que tienen una predisposición más alta a las caídas, como por ejemplo las que tienen problemas de movilidad, lo que conlleva que no caminen con suficiente estabilidad. En estos casos hay que extremar las precauciones para evitar caídas que puedan acabar en roturas de huesos. ¿Cómo? Evitando las salidas de casa sin ayuda, o caminar por lugares donde el suelo sea irregular, instalando elementos en casa que ayuden a la movilidad, etc.

Un hueso roto puede ser complicado de curar a determinadas edades o en personas con determinadas patologías. Además, obliga a la persona afectada a estar en reposo, por lo que no se puede realizar ninguna actividad física, lo que también repercute en perjuicio de la buena salud del sistema óseo.

Y tú, ¿qué medidas tomas para mejorar y proteger la salud de tus huesos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.