ES
Hummus para celíacos
julio 28, 2015
Trigo sarraceno: perfecto y libre de gluten
julio 31, 2015

Uno de los alimentos probióticos más conocidos y usados junto con el kéfir es el chucrut que se obtiene de la fermentación del repollo o col blanca por el efecto de la sal. Al fermentar, las bacterias lácticas aumentan los microorganismos beneficiosos que favorecen la flora intestinal, renuevan el pH del intestino delgado, mejoran el proceso digestivo y la absorción de nutrientes.

Si padeces de intolerancia al gluten o celíaquia es una buena opción para añadir el chucrut a tu dieta diaria ya que es libre de gluten. Recuerda comprobar la etiqueta donde puedas verificar que no lo contiene. Aun así, si prefieres preparar el chucrut en casa, te indicaremos la forma de prepararlo.

Si padeces de intolerancia al gluten, el chucrut es una buena opción para incorporarlo a tu diete diaria.

Los beneficios de incorporar a la dieta alimentos con acción probiótica son múltiples, entre ellas podemos encontrar que:

  • Disminuye las posibilidades a desarrollar síndrome del intestino irritable.
  • Reduce los trastornos de la piel y las enfermedades del corazón.
  • Proporciona un buen aporte de vitamina C y es muy rica en ácido láctico, enzimas digestivas y sales minerales.
  • Muy favorable como regulador intestinal en casos de estreñimiento, diarrea, inflamación intestinal y gases, debidos a desordenes digestivos.
  • Colabora con la depuración de tóxicos mejorando el movimiento del hígado y páncreas.
  • Ayuda a la digestión de las proteínas.
  • Colabora con los riñones en la eliminación de ácido úrico.
  • Estimula y fortalece el sistema inmunológico.
  • Ayuda a bajar de peso gracias a que es bajo en calorías, muy recomendable en dietas de adelgazamiento.
  • Limpia el cuerpo de toxinas.
  • Beneficia el tránsito intestinal.
  • Es perfecto para prevenir infecciones intestinales.
  • Colabora en el tratamiento del escorbuto.
  • Ayuda a tratar la anemia.
  • Evita la aparición de llagas en la boca.
  • Ayuda a tratar la dispepsia (sensación de malestar en la parte superior del abdomen, que a veces se acompaña de náuseas, vómitos, hinchazón abdominal, acidez, digestión pesada y regurgitaciones.)
  • Coopera con la prevención y el tratamiento del cáncer.
  • Colabora con la prevención de los resfriados.

 

¿Quieres saber cómo preparar chucrut en tu propia casa? ¡Toma nota!

  • Ingredientes:
    • 2 kilos de repollo blanco
    • 60 gramos de sal marina gruesa
    • 15 gramos de enebro (o comino)
    • 4 hojas de repollo enteras
    • Además, necesitarás un frasco de vidrio de boca ancha.
  • Elaboración:
    • Incorpora el enebro sobre el fondo del frasco, cubre con dos hojas enteras de repollo, machacadas y sin quebrar.
    • Corta el repollo en fina juliana y añádelo a la base de las hojas que tenias posicionadas sobre el frasco.
    • Con la ayuda de una maza de mortero prénsalo y espolvorea con un poco de sal.
    • Repite el  proceso siguiendo la secuencia de capas (repollo/sal/repollo/sal), hasta utilizarlo todo.
    • Cubre la elaboración con las dos hojas restantes de repollo machacadas.
    • Finalmente, con la ayuda de un recipiente pesado, presiona hacia el interior.
    • Deja reposar  durante 4 días a temperatura ambiente (20-22ºC). Te recomendamos posicionar el frasco sobre una bandeja, así evitarás que se derrame  líquido durante la fermentación.
    • Transcurridos los 4 días, retira la espuma formada en la superficie, repite este proceso cada dos días, hasta que no se forme más espuma.
    • La fermentación puede durar de 2 a 3 semanas, según la temperatura ambiente.
    • El chucrut podrá estar listo para el consumo al cabo de un mes, aunque te recomendamos que esperes de 6 a 8 semanas, su sabor será más intenso.
    • Podrás conservarlo en frascos pequeños. Guárdalos en un lugar fresco o  en el frigorífico.

 

¿Conocías las propiedades del chucrut? ¡Anímate a prepararlo en casa!

Y recuerda que FLORA DIEZ Es el aliado perfecto para personas intolerantes al gluten y/o lactosa, en casos de inflamación intestinal o molestias intestinales, dificultad en las digestiones, gases, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *