ES
Bienestar para tus articulaciones
julio 13, 2018
comer-fuera-celiaco
Consejos para comer fuera de casa si eres celíaco
agosto 9, 2018

Cómo cuidar tu piel de los efectos del cloro

El cloro es fundamental para que el agua de las piscinas esté en buenas condiciones y podamos bañarnos con total seguridad. Pero este producto químico también actúa sobre nuestra piel resecándola e incluso causando irritaciones.

En muchas piscinas se abusa de la cantidad de cloro que se echa en el agua, elevándolo hasta los valores máximos debido a la gran afluencia de gente. Esto hace que un producto seguro pueda acabar causando reacciones en gente especialmente sensible al mismo. Además, no es lo mismo acudir a la piscina un día que hacerlo durante todo el verano, sometiéndose a la acción del cloro día tras día.

Por eso, para evitar que la piel se seque en exceso y aparezcan eccemas, irritaciones o picores, podemos tomar una serie de precauciones que nos ayudarán a disfrutar del verano y de la piscina con total seguridad para nuestra piel.

¿Por qué ducharse antes de entrar en la piscina y también al salir?

Es una norma higiénica en todas las piscinas que los usuarios se duchen antes de entrar. Esto es así porque de esta manera se eliminan los productos químicos que se puedan llevar en la piel, además del sudor. Se evita así que se manche el agua, pero, además, evitamos que el cloro se junte con el perfume o las cremas y pueda producir reacciones en la piel.

Por eso, ducharse antes de entrar en la piscina es básico incluso si es la piscina de nuestra casa y solo la usamos la familia. De esta manera, se evitan reacciones entre químicos y se protege la piel. Ducharse al salir es también importante, en este caso porque se eliminan los restos del cloro que quedan sobre la piel.

Si vamos a continuar tomando el sol debemos aplicarnos el protector nada más ducharnos para no quemarnos. Pero si ya nos vamos a ir a casa y nos estamos duchando en los vestuarios, podemos aplicar una crema hidrante para ayudar a que la piel se recupere. Si no queremos pararnos demasiado existen en el mercado cremas hidratantes que se aplican en la ducha para mayor rapidez. Así, solo tendremos que ponernos la ropa al salir del agua y ya estaremos listos y protegidos.

Los cuidados de la piel al llegar a casa tras un día de piscina

Tras un largo día en la piscina no solo el cloro estará actuando en nuestra piel, también el sol. Por eso, aunque nos hayamos duchado al salir del agua y nos hayamos aplicado una hidratante es bueno que antes de ir a la cama sigamos un pequeño ritual extra.

Si nos hemos duchado en un vestuario usando geles y jabones no tenemos que volver a hacerlo al llegar a casa. De hecho, lo mejor es no volver a ducharse ya que tras hacerlo varias veces en el día habremos arrastrado no solo la suciedad o los productos aplicados en la piel, también sus defensas. Ducharse en exceso puede ser para la piel tan malo como no hacerlo suficientemente.

Para empezar, podemos aplicarnos una crema hidratante de mayor calidad con cuidado, mimando cada rincón del cuerpo. Es mejor si esta crema tiene un efecto refrescante para la piel que ayudará a que nos sintamos mejor tras tomar el sol, sin esa sensación de estar ardiendo que muchas veces nos queda en algunas zonas en las que los rayos han incidido con más fuerza.

Si vemos que nos hemos quemado en alguna zona podemos aplicar un producto específico para calmar la piel enrojecida y evitar así que nos duela.

Tus ojos y tu pelo también sufren los efectos del cloro

No debemos de olvidar que la piel no es la única que sufre los efectos del cloro, también lo sufren los ojos y el pelo. Muchas personas notan como los ojos se les enrojecen debido al cloro de la piscina y les escuecen. Por eso es bueno llevar encima lágrimas artificiales que ayuden a hidratar el ojo y devolverle la sensación de frescor.

El pelo también nota los efectos del cloro además de los del sol. Evita atarlo cuando esté mojado y aplica mascarillas hidratantes al menos dos veces por semana para nutrirlo. Si es posible, acude a tu peluquería cada quince días para que te hagan un tratamiento hidratante más profesional y, de esta manera, evitar que se reseque.

El pelo teñido y el cloro no se llevan bien. De hecho, el cloro puede incluso influir en el color modificándolo y haciendo que pierda brillo. El uso de productos especiales para proteger el color es fundamental, especialmente en los cabellos rubios que son los que se ven más afectados por este producto. Siempre que se pueda es recomendable utilizar gorro de baño y evitar mojar la cabeza para mantener el color bonito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.