ES
Factores de riesgo para desarrollar la enfermedad celíaca
septiembre 22, 2016
Celíacos y dieta sin gluten
septiembre 29, 2016

Consejos para personas celíacas

La enfermedad celíaca es una dolencia autoinmune que suele afectar a personas predispuestas genéticamente, se determina por generar una inflamación crónica en el intestino delgado. Esta inflamación es debida a la exposición al gluten, de algunos alimentos en concreto, de la dieta.

El gluten es una proteína que se encuentra en algunos cereales como el trigo, centeno, cebada, triticale, kamut, espelta y posiblemente en la avena. Además también puede encontrarse en algunos alimentos procesados a los que se ha añadido en forma de harina, sémola, fécula o almidón.

El único tratamiento que ha demostrado ser efectivo en personas celíacas consiste en el seguimiento de una dieta estricta sin gluten de por vida.

En circunstancias habituales cualquier alimento que tomemos transcurre por un proceso de asimilación que lo degrada en moléculas más reducidas para poder ser asimiladas. Esta asimilación de nutrientes, como vitaminas, minerales, proteínas, grasas y azúcares, de los alimentos ocurre en el intestino delgado, a través de las vellosidades intestinales.

En cambio, en la enfermedad celíaca, en el momento que se consume un alimento con gluten, éste genera una lesión en la mucosa del intestino reduciendo la longitud de las vellosidades y disminuyendo la disposición de absorción. Por este motivo, si no se diagnostica puede afectar a la salud de las personas y ocasionar insuficiencias nutricionales.

Entre los síntomas típicos de la enfermedad celíaca podemos encontrar diarrea crónica, pérdida de peso y fuerza, distensión abdominal, dolor de barriga, nauseas, estreñimiento… y en el caso de los niños además, dificultades en el crecimiento.

En algunos casos se presentan enfermedades relacionadas que pueden indicar una enfermedad celíaca, como anemia ferropénica, osteoporosis, amenorrea, carencia de vitaminas y minerales, , retraso del crecimiento en niños, raquitismo, fracturas espontáneas, dermatitis herpetiforme (DH), problemas de fertilidad o una intolerancia a la lactosa. Además las enfermedades autoinmunes, como la diabetes tipo 1, las enfermedades hepáticas y tiroideas pueden ser señales de una posible enfermedad celíaca.

El método más efectivo consiste en la eliminación completa del gluten en la dieta. La dieta sin gluten debe basarse en una alimentación variada y equilibrada que conjunte principalmente alimentos naturales y frescos que no contengan gluten como es el caso de la leche, los huevos, las frutas, las verduras, las legumbres, la carne o el pescado y combinarlo con los cereales que estén exentos de gluten, entre los que podemos encontrar el arroz, el mijo, el amaranto, el maíz, la quinoa, el trigo sarraceno, el teff o el sorgo.

Cabe destacar que también se deben de tener en cuenta los productos manufacturados, envasados y elaborados ya que este tipo de alimentos han sufrido una manipulación y en algunos casos contener gluten ya que podría utilizarse como aditivo durante la fase de fabricación.

Del mismo modo debe eliminarse de la dieta diaria los productos a granel, los que no estén etiquetados, o los elaborados artesanalmente . Al obtener productos elaborados y envasados, se debe verificar siempre la relación de ingredientes que figura en la etiqueta.

Entre los alimentos que contienen gluten podemos encontrar:

  • Pasta alimenticia: fideos, macarrones, tallarines, sémola de trigo…
  • Bebidas destiladas o fermentadas a partir de cereales: cerveza, agua de cebada.
  • Productos manufacturados en los que entre en su composición cualquiera de las harinas ya citadas y en cualquiera de sus formas: almidones, féculas, sémolas, proteínas.
  • Pan, harina de trigo, cebada, centeno, triticale, avena.
  • Galletas, bizcochos y productos de repostería.
  • Bollos, pasteles y tartas.
  • Higos secos.

Es importante tener en cuenta algunos alimentos que también pueden contener gluten, bien porque pueden llegar a incorporarlo por el proceso tecnológico o porque se ha producido una contaminación cruzada, entre ellos:

  • Quesos fundidos, de untar de sabores, especiales para pizzas.
  • Yogures de sabores y con trocitos de fruta
  • Conservas de carne, albóndigas, hamburguesas.
  • Conservas de pescado en salsa, con tomate frito.
  • Salsas, condimentos y colorantes alimentarios.
  • Sucedáneos de café, chocolate y cacao y otras bebidas de máquina.
  • Frutos secos tostados o fritos con harina y sal.
  • Embutidos: choped, mortadela, chorizo, morcilla, salchichas, etc.
  • Productos de charcutería, patés.
  • Caramelos y golosinas.
  • Algunos tipos de helados.
  • Sucedáneos de chocolate.

¿Eres celíaco o intolerante al gluten? FLORA DIEZ es perfecto para ti.

FLORA DIEZ es el aliado perfecto cuando vas a viajar, en personas celíacas, intolerantes al gluten y/o lactosa y siempre que tengas molestias intestinales o dificultad en las digestiones, gases, etc.

No esperes más y ¡prueba FLORA DIEZ! Toda la info aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.