ES
probioticos
Beneficios de tomar probióticos
diciembre 28, 2017
probioticos-animo-estres-ansiedad
Flora +Ánimo: combinación perfecta de ingredientes
enero 18, 2018

Cómo cuidar tu cuerpo tras los excesos navideños

cuidado-excesos-navidenos

Durante estas pasadas fiestas navideñas quién más y quién menos habrá cometido algún exceso con las comidas y, sobre todo, con las bebidas. Hemos comido cosas a las que no estamos acostumbrados y fuera de horas; hemos brindado con los amigos en más ocasiones de las que deberíamos y, seguramente, también hemos cambiado los horarios de descanso. Todo esto tiene su repercusión en nuestro organismo, principalmente en el sistema digestivo.

Las comidas muy copiosas y repletas de grasas y azúcares hacen mella en el estómago en primer lugar y en el intestino a continuación. Todo el sistema digestivo debe de hacer un sobre esfuerzo para poder digerir esos alimentos pesados. Esto hace que el estómago tenga que segregar más ácidos.

A esto se añade el papel de las bebidas alcohólicas, las cuales son muy irritantes tanto para el estómago como para el intestino, que ya se encuentra sobrecargado por todos los extras de estos días. Al final, ocurre lo inevitable y la flora intestinal acaba dañada, afectando a todo el proceso digestivo. Llegan entonces las molestias estomacales, los gases, las digestiones pesadas o el estreñimiento o las diarreas.

Entonces, ¿no podemos excedernos en estas ocasiones?

Evidentemente, hay momentos en los que la celebración no solo es buena, también es necesaria. No somos máquinas ni robots que tengamos que comer solo aquello que es bueno para nuestro organismo llevando una dieta totalmente espartana. Pero hay que saber hacer las cosas bien para recuperar el equilibrio lo antes posible y dañar cuanto menos mejor al organismo.

Por eso, se recomienda que tras un día de excesos se le de al cuerpo la oportunidad de depurarse con una dieta rica en frutas y verduras. Esta es la base de las famosas dietas détox que pululan por las redes, pero sin tener que llegar a los extremos que se pueden leer en algunas páginas.

Por ejemplo, algunas de estas dietas consisten en pasarse un par de días a base de zumos, llenarse a tope el día de fiesta y continuar con tres días más a base de zumos. Con esto, lo que se consigue es desajustar el organismo. Primero, se le somete a una privación con muy pocas calorías y prácticamente nada de grasas. Luego, se le da de todo en grandes cantidades para volver a restringir.

Lo saludable es que tras estos días de fiesta simplemente aumentemos la ingesta de frutas y verduras y reduzcamos las grasas y los hidratos durante una semana, a lo sumo dos, para ir, poco a poco, retomando la dieta normal que solemos realizar. A no ser que hayamos hecho absolutas barbaridades, esto es más que suficiente para que todo vuelva a la normalidad.

Pero, ¿y los daños en la flora intestinal?

Lo más probable es que con los excesos navideños la flora intestinal se haya dañado, tal como hemos visto. Por eso, de poco va a valer una dieta rica en verduras y frutas si el cuerpo no va a ser capaz de asimilar todas esas vitaminas y nutrientes.

Por eso, hay que cuidar la flora intestinal. Lo ideal habría sido comenzar con tratamientos probióticos durante las fiestas, pero si no se ha hecho hay que hacerlo cuanto antes para que, de paso que se baja el peso que se ha podido ganar también se estabilice el intestino y se recupere la flora intestinal.

Los tratamientos probióticos reestablecen la flora que se ha dañado y ayudan a que se asimilen mejor todas las propiedades beneficiosas de los alimentos, consiguiendo que el ritmo intestinal se normalice. Seguramente, al poco de comenzar a tomar los probióticos se note un bienestar general, menos pesadez y se reduzca la hinchazón. En cuestión de un mes todo habrá vuelto a la normalidad.

En temas de salud, la prevención es importante

La prevención es de gran ayuda para este tipo de problemas. Es mucho más fácil evitar los daños en la flora intestinal que recomponerla una vez dañada. Por eso se recomienda que cada cierto tiempo se lleve a cabo un tratamiento de probióticos que la refuercen.

Para las personas con problemas de intolerancias, que tienen un intestino más sensible, puede ser recomendable un tratamiento continuo que les ayuden. Por ejemplo, alguien con intolerancia a la lactosa que tome de manera continuada un producto como Flora Diez, no va a tolerar la lactosa pero si toma algo que la contenga por un error no tendrá consecuencias tan fuertes como alguien con una flora intestinal que ya no estaba sana.

Lo mismo ocurre cuando se van a producir festejos en los que se sabe de antemano que se va a comer y beber en exceso. Si con antelación se comienza a tomar un tratamiento de este tipo se minimizarán los problemas que puedan aparecer y la recuperación posterior será mucho más rápida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.