ES
Insuficiencia cardíaca
abril 14, 2016
Sistema inmune y cambios estacionales
mayo 12, 2016

Desarrollo del sistema inmune en niños

El sistema inmune del recién nacido podría considerarse como inmaduro porque sus órganos, como los ganglios y el bazo, no están aún bien constituidos en el nacimiento. Además, algunas de sus células no tienen todos los receptores que se necesitan para cubrir adecuadas respuestas contra los microorganismos patógenos.

El sistema inmune emprende su desarrollo a partir de células madre cuando un embrión se acerca a las cinco semanas de edad. Cuando se produce el nacimiento del bebé, su sistema inmunológico es estimulado por los nuevos gérmenes a los que está expuesto, y es entonces cuando el recién nacido comienza a producir anticuerpos, aproximadamente a los seis días después de su nacimiento.

Cabe destacar que el bebé, se encuentra temporalmente inmune a algunas enfermedades, debido a que la madre le ha proporcionado inmunidad pasiva mientras se encontraba en el útero. Además, si existe la posibilidad de poder alimentar al bebé con leche materna, también estará recibiendo anticuerpos a través de la leche.

El sistema inmune comienza a desarrollarse antes de que el niño o la niña nazca.

Este tipo de inmunidad pasiva, llamada inmunidad materna, poco a poco irá desvaneciéndose, entre los seis y ocho meses. Su propio sistema inmunológico seguirá desarrollándose hasta llegar a ser un sistema inmune fuerte.

Cuando el bebé alcance aproximadamente un año de edad, su sistema inmunológico ya estará preparado para afrontar algunas enfermedades. Sin embargo, el pequeño estará constantemente expuesto a nuevos gérmenes.

Es importante mencionar que un niño puede nacer con un trastorno inmunológico o contraerlo posteriormente a su nacimiento. Los trastornos inmunológicos heredados se pueden presentar en diversas formas y dimensiones. En general se denominan enfermedades inmunodeficientes primarias y son hereditarias.

Estas enfermedades se presentan a través de malestares frecuentes como por ejemplo, complicaciones en un simple resfriado, otitis reiteradas, bronquitis o neumonías que no terminan de curarse, etc. Estas dolencias son tratables, pero cuanto más rápido se identifiquen, será mejor para el desarrollo del niño.

Los trastornos autoinmunes suceden cuando el cuerpo agrede su propio tejido, entendiendo que es un ocupante extraño. En los niños, los más habituales incluyen fiebre reumática, artritis juvenil, artritis psoriásica y esclerodermia (endurecimiento de la piel y las membranas mucosas). Cada desorden tiene un tratamiento diferente.

Los trastornos inmunológicos adquiridos incluyen al VIH. Un niño puede contraer VIH a través de una transfusión de sangre o por parte de su madre si ella es VIH positivo, ya sea en el útero, durante el parto o en la lactancia. Un niño VIH positivo puede ser tratado con medicamentos antiretrovirales, pero puede tener retraso en alcanzar logros como aprender a gatear, caminar y hablar.

Para reforzar el sistema inmunológico de tu pequeño puedes ayudarte de complementos alimenticios especiales que le ayuden a reforzar sus defensas. FLORA INMUNE NIÑOS es un complemento alimenticio diseñado para niños a partir de 3 años con el fin de fortalecer su sistema inmune y contribuir a su buen funcionamiento. Contiene Fructooligosacáridos, Bifidobacterium lactis, Lactobacillus rhamnosus, Bifidobacterium breve y Lactobacillus paracasei, Manganeso, Cobre y Vitamina D3. La Vitamina D contribuye al funcionamiento normal del sistema inmune.

FLORA INMUNE NIÑOS actúa de forma eficaz sobre las defensas de todo el organismo. La combinación de probióticos y vitaminas permite tener un estado óptimo de la flora bacteriana para mejorar las defensas y hacer frente a infecciones. Es resistente a los antibióticos y sobrevive al paso por el tracto digestivo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.