ES
luchar contra la depresión
Cómo luchar contra la depresión y mejorar el estado de ánimo
mayo 28, 2019
7 ideas para evitar el cansancio los días más calurosos del verano
julio 9, 2019

Descubre cómo tomar el sol y tener una piel más sana

Con frecuencia escuchamos hablar de lo malo que puede ser el sol para la piel, de los efectos acumulativos de los rayos UVA o de las arrugas y manchas prematuras que pueden aparecer a causa de tomar el sol en exceso.

¿Cuál es la solución entonces? ¿Hacer como nuestras abuelas y protegernos de todo rayo de sol? ¿Volver a la época en la que la piel blanca como la leche era símbolo de belleza? No hay por qué caer en los excesos, el sol también nos aporta muchas ventajas para la piel como la vitamina D.

Como siempre suele pasar en estos casos, la clave está en el equilibrio y en saber que no nos podemos poner morenos en dos días. Para ello deberás respetar una serie de pautas básicas.

10 pasos para conseguir un moreno saludable

  1. Una exfoliación. Antes de tomar el sol es aconsejable una exfoliación para librarse de la piel muerta y poder comenzar a tomar el sol consiguiendo que el bronceado sea igual por todas partes.
  2. Toma el sol de forma muy gradual. Comienza tomando el sol una o dos horas al día y siempre alejándote de las horas del mediodía. Cuanto más moreno estés, más tiempo podrás estar al sol, pero siempre debes de evitar hacerlo entre las doce de la mañana y las tres o cuatro de la tarde, según la zona y nunca es saludable estar más de cuatro horas al sol cada día.
  3. Usa la protección adecuada para tu tipo de piel. No intentes ponerte moreno más rápido usando menos protección porque lo que estarás haciendo será correr riesgos innecesarios. Con tu factor de protección te irás bronceando justo al ritmo que tu piel reclama. Debes tener claro que, si eres de piel muy blanca, o delicada, nunca vas a conseguir el mismo tono bronceado que una persona que ya de por sí tiene un color más oscuro.
  4. Utiliza productos para después del sol. Los after sun son productos especialmente pensados para ayudar a que la piel se recupere rápidamente de los efectos negativos del sol. Además, crean una película de frescor sobre la piel muy agradable que hace que no se sienta ese calor acumulado que se nota cada vez que se toma el sol.
  5. Usa protección incluso para salir a pasear. Aunque no lo creas, cuando paseas por la calle el sol también puede quemar tu piel y causar daños. Es importante que utilices una crema protectora cada vez que salgas de tu casa en verano, tanto en el rostro como en cualquier parte del cuerpo que quede al descubierto. En el rostro incluso en invierno es aconsejable utilizar una crema hidratante o un maquillaje con protección solar. Generalmente un nivel 15 es más que suficiente para cuando no es verano.
  6. Si aparecen manchas, consulta con un dermatólogo. La aparición de manchas con la edad puede tener muchos factores, entre ellos causas hormonales. Pero también pueden ser debidas a los efectos acumulativos del sol. Si aparecen manchas, lo mejor es consultar a un dermatólogo. Este especialista también nos puede aconsejar cuál es la mejor manera de luchar contra estas manchas, ya sea con tratamientos en crema o con tratamientos estéticos más avanzados.
  7. La hidratación de la piel es básica. Siempre es importante utilizar una buena crema hidratante para el rostro y para el cuerpo, pero más todavía después de tomar el sol. En estos casos se puede decir que es absolutamente imprescindible. Utilízala generosamente todos los días, incluso los que no has tomado el sol, para reparar la sequedad que este produce y que de este modo se evite la aparición de las arrugas prematuras.
  8. Y también la hidratación de todo tu cuerpo. La hidratación de la piel es importante pero también la del organismo en general. Bebe mucha agua, sobre todo cuando te estés exponiendo al sol. Evita los refrescos y apuesta por el agua pura o agua con limón para calmar la sed y reponer los líquidos perdidos.
  9. Toma alimentos ricos en Vitamina C. Los expertos dicen que una dieta rica en Vitamina C contribuye a que el moreno dure más tiempo, lo que siempre es de agradecer ya que con el trabajo que cuesta coger buen color, ¿quién no quiere que dure el máximo posible?
  10. Si tienes problemas de piel, lo mejor es prevenir. Si tienes problemas como rosácea o piel atópica el sol no es lo más recomendable para ti. Lo mejor en estos casos es tomarlo de forma muy gradual, solo a las horas en las que hay menos intensidad y calor y con un alto factor de protección.

A parte de todos estos consejos, te aconsejamos que tomes algún producto específico para fortalecer tus defensas y las de tu piel en general, como por ejemplo nuestro FLORA PIEL, pensado para cuidarte durante las exigencias del verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.