ES
Enfermedad celíaca en el niño
octubre 17, 2016
Dermatitis
Celiaquía y dermatitis herpetiforme
octubre 17, 2016
Embarazo y celiaquía

La celiaquía es una enfermedad crónica del aparato digestivo, que puede declararse a cualquier edad y de diversas formas (la sintomatología es variable), y que consiste en un desorden sistémico, con base inmunológica, producido por el gluten, una proteína que se encuentra en ciertos cereales como el trigo, la cebada o la avena. Al tomar cualquier alimento con gluten se daña la mucosa intestinal, por lo que se ve afectada la absorción de nutrientes.

Anemia ferropénica en el embarazo

Durante el embarazo es normal la aparición de anemia ferropénica, la cual es mucho más común entre las mujeres celíacas, por lo que hay que asegurar un aporte suficiente de hierro de manera diaria.

Es importante destacar que una cantidad elevada de mujeres no saben que padecen este trastorno digestivo, que están asintomáticas o tienen síntomas muy inespecíficos, y el embarazo puede ser el momento en que surjan las manifestaciones gastrointestinales, que hasta ese momento eran inexistentes, de la enfermedad celíaca.

La mujer celíaca que desea quedarse embarazada ha de encontrarse en un estado nutricional correcto antes de intentar la gestación. Cuando no existe una exclusión total de gluten, la enfermedad celíaca puede originar procesos de malabsorción de nutrientes esenciales que pongan en riesgo el desarrollo del feto. Por ese motivo es imprescindible vigilar la dieta de las embarazadas con celiaquía.

Si la enfermedad celíaca se ha diagnosticado y la mujer ha descartado completamente el gluten de la dieta, el embarazo no aportaría un riesgo aumentado. En el caso de que no exista diagnóstico ni control nutricional, los riesgos para el bebé en formación son considerables ya que hay mayor riesgo de aborto, de desarrollo intrauterino retardado (CIR) y de que nazca con bajo peso.

Algunas gestantes sufren anemia ferropénica, lo que es mucho más común entre las celíacas, por lo que hay que asegurar un aporte suficiente de hierro de manera diaria.

Cabe destacar que todas las embarazadas deben incrementar la ingesta de ácido fólico y yodo durante la gestación. En las embarazadas celíacas existen casos de mala absorción de algunas sustancias como el hierro, el calcio, el yodo, el zinc y el ácido fólico. Algunas gestantes padecen de anemia ferropénica, lo que es mucho más común entre las celíacas, por lo que hay que garantizar un aporte suficiente de hierro.

Es primordial no saltarse en ningún momento durante los nueve meses las restricciones ante el gluten. Debe ser una dieta exenta de gluten por completo. A pesar de no tomar gluten, la embarazada celíaca debe incluir en la dieta hidratos de carbono complejos, que le van a aportar energía y van a garantizar sus niveles de azúcar en sangre. Las legumbres, el arroz o la quinoa son perfectas opciones aptas para embarazadas celíacas y aportan fibra, que interviene contra el estreñimiento propio de la gestación.

Se debe asegurar un aporte adecuado de proteínas, principalmente a través de carne magra y de pescado azul.
Puede darse el caso de que algunas personas celíacas padezcan de intolerancia a la lactosa de forma temporal o permanente. Durante el embarazo, se puede tomar leche sin lactosa y yogures o complementos alimenticios para alcanzar la cantidad de calcio necesaria.

¿Sabías que FLORA DIEZ es perfecto para personas celíacas o intolerantes al gluten?

FLORA DIEZ este producto va dirigido a todo tipo de personas que tienen algunas alteraciones en su flora intestinal, por estrés, una mala alimentación, intolerancias alimentarias o consumo de antibióticos y medicamentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.