ES
¿Qué es la Escherichia coli?
septiembre 13, 2016
El único tratamiento eficaz para la Enfermedad Celíaca es una dieta sin gluten para toda la vida.
¿Qué es la enfermedad celíaca?
septiembre 20, 2016

La escasez de hidratación es un componente de riesgo en el desarrollo de infecciones urinarias de repetición. Y es que, es de vital importancia tomar una cuantía de líquidos proporcionada ya que presenta un papel primordial a la hora de prevenir la aparición de cistitis.

Diversas investigaciones han confirmado que la deshidratación es uno de los principales desencadenantes que pueden originar problemas renales más graves.

Beber entre dos y tres litros de agua diarios ayuda a mantener al organismo libre de toxinas. También puede sustituirse por otros líquidos, como infusiones, aunque sí que se recomienda evitar la ingesta de refrescos azucarados y bebidas alcohólicas.

Beber agua en abundancia y de forma constante es un buen modo de conseguir un aparato urinario en perfecto estado.

La infección urinaria (ITU) recurrente o de repetición es la que aparece en dos o más ocasiones durante 6 meses, ó 3 o más veces en un año. Es importante destacar que la infección urinaria afecta a 27 de cada 100 mujeres en los seis meses siguientes de una primera infección. Entre ellas distinguiendo dos tipos, reinfecciones y recaídas.

La reinfección, suele estar ocasionada por un germen diferente al del primer episodio, aparece 2 semanas después de finalizar el tratamiento, frecuentemente varios meses después, cada infección se soluciona antes de que se manifieste la siguiente.

La infección recurrente, también conocida como recaída o recidiva, está provocada por el mismo germen que la infección inicial, la bacteriuria a menudo permanece durante el tratamiento o se presenta entre las 2 semanas siguientes de la finalización del mismo.

Los microorganismos más habituales que aparecen implicados en las infecciones urinarias femeninas son las bacterias Gramnegativas , especialmente Escherichia coli y Proteus mirabilis, o con menor frecuencia se aísla también Klebsiella y Enterococcus faecalis.

Cabe destacar que las mujeres muestran una incidencia de infección del tracto urinario 10 veces superior al masculino, favorecida principalmente por componentes anatómicos como la poca distancia de la uretra y la proximidad de ésta al intestino.

Tal y como comentábamos anteriormente, lo esencial para evitar infecciones de orina es mantener un constante tráfico urinario por las vías. De este modo ayudaremos a eliminar las bacterias causantes de la infección. Consumir agua en abundancia y de un modo continuo nos ayudará a conseguir un aparato urinario en perfecto estado.

Entre los líquidos, no debemos olvidar el jugo de arándanos, ya que ayuda a depurar el sistema urinario, además, el arándano contiene una sustancia que impide que las bacterias se adhieran a las paredes de la uretra causando una infección. Su alto poder bactericida atribuye al arándano un papel primordial a la hora de impedir y hacer frente a la cistitis.

De interés: el tratamiento preventivo con arándano rojo americano reduce los episodios de la aparición de bacterias sobre las vías urinarias. Las proantocianidinas (PACs) del arándano rojo americano impiden que el antígeno flagelar H de la bacteria se adhiera a las paredes de la vejiga, evitando la creación de cúmulos de bacterias, imposibles de suprimir mediante la orina. Incrementar la cuantía de arándano rojo americano, aumenta la protección de las vías urinarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.