Sistema inmune y cambios estacionales
Sistema inmune y cambios estacionales
mayo 12, 2016
El Kiwi para bajar de peso
Obesidad y sobrepeso
mayo 19, 2016

Nuestro sistema inmune está compuesto por varios órganos, tejidos y células cuya función principal es la de examinar y neutralizar los patógenos que pueden dañar nuestro organismo.

Los órganos implicados que componen nuestro sistema inmune son: el bazo, las amígdalas, los ganglios linfáticos, la médula ósea y el timo, ellos son los responsables de reconocer las sustancias extrañas que acceden a nuestro organismo y destruirlas de un modo rápido y eficaz.

Son muchos los elementos que pueden alterar las defensas naturales de nuestro cuerpo, entre ellos, los factores internos como las enfermedades autoinmunes, los cambios estacionales y la edad, y los factores externos como la alimentación, el humo del tabaco, la cafeína, la contaminación ambiental, el estrés, el sedentarismo o el exceso de ejercicio físico son factores que pueden ocasionar que el sistema inmunológico se debilite facilitando el contagio de infecciones y una mayor duración de las mismas.

Hoy nos centraremos en la alimentación, uno de los factores más importantes, ya sea para mantener o fortalecer el sistema inmune. La cantidad de energía que consumimos, influye en la actividad inmunológica, tanto el exceso como la deficiencia de esta, puede afectar la capacidad del sistema inmunológico de combatir infecciones.

Mantener una dieta equilibrada con una proporción correcta de todos los nutrientes (carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales) nos garantizará un equilibrio interno y nos proporcionará un escudo protector.

Las dietas altas en grasa tienden a deprimir el sistema inmune y a incrementar el riesgo de infecciones. Es fundamental incluir fuentes de grasas monoinsaturadas, las podemos encontrar en el pescado azul, los frutos secos, aceite de oliva, de girasol o aguacate, ya que contribuyen a un mejor perfil de lípidos sanguíneos, además de que aportan vitaminas liposolubles como Vitamina E, A y algunas del complejo B. Igualmente, productos lácteos fermentados, como el yogur o el kéfir, también ayudarán a aumentar nuestras defensas.

Para poder mantener un buen sistema inmunológico es importante incluir todas las vitaminas y minerales:

  • Vitamina A: ayuda a proteger las barreras naturales contra las infecciones. Se puede encontrar en el hígado, los huevos, los lácteos y algunas frutas como las cerezas o el melón.
  • Vitaminas del grupo B: tanto los alimentos de origen vegetal como animal son ricos en ella. Podemos encontrarlas en la carne, el pescado, el marisco, los huevos, los cereales, las legumbres, las frutas o las verduras de hoja verde. La vitamina B6 ayuda al sistema inmunológico a producir anticuerpos, conservar la función neurológica normal y formar glóbulos rojos
  • Vitamina C: encargada de disminuir la permanencia y la duración de los resfriados y las gripes. Podemos encontrarla en frutas, verduras y hortalizas.
  • Vitamina E: incrementa la respuesta inmunológica. Presente en aceite de germen de trigo, de soja, cereales, aceite de oliva, vegetales de hoja verde y frutos secos.
  • Hierro: hígado, carne, pescado y huevos.
  • Zinc y selenio: presentes en casi todos los grupos de alimentos.

Es importante reforzar nuestra salud con el apoyo de complementos alimenticios, de ese modo nos ayudarán a reforzar nuestro sistema inmunológico y prevenir problemas de salud.

FLORA INMUNE y FLORA INMUNE NIÑOS son complementos alimenticios diseñados que nos ayudarán a fortalecer el sistema inmune y contribuir a un buen funcionamiento. Actúan de forma eficaz sobre las defensas de todo el organismo. Además, la combinación de probióticos y vitaminas permiten aportar un estado óptimo de la flora bacteriana para mejorar las defensas y hacer frente a infecciones. Igualmente, es resistente a los antibióticos y sobrevive al paso por el tracto digestivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *