ES
Batata: perfecto para deportistas
noviembre 26, 2015
Grano de sorgo: perfecto para deportistas y libre de gluten
diciembre 3, 2015

La flora intestinal de tu bebé puede protegerlo del asma

Además de cumplir las conocidas funciones digestivas, la flora intestinal de los bebés les protege del asma. Recientes investigaciones publicadas en la “Science Translational Medicine” revelan que los bebés que disponen de una flora biótica abundante y diversificada, combaten mucho mejor los riesgos de padecer asma, que aquellos bebés que disponen de niveles bajos de bacterias intestinales. Las conclusiones de este estudio, desarrollado en más de 300 niños, permiten la oportunidad de crear una terapia probiótica para evitar el riesgo que pueda aparecer asma en los bebés, la dolencia crónica más habitual en la mayoría de los niños.

Los bebés que disponen de una flora biótica abundante y diversificada, enfrentan mucho mejor los riesgos de padecer asma.

Cuatro bacterias claves para diagnosticar asma en  bebés:

El cuarteto de bacterias que disminuye el riesgo de padecer asma es conocido por los científicos como FLVR, la sigla de los cuatro microorganismos: Faecalibacterium, Lachnospira y Veillonella, Rothia.

La mayoría de los bebés adquiere de forma natural estas bacterias a través de sus entornos, pero otros no lo hacen por las circunstancias en las que se desarrolló su nacimiento u otros factores Los estudios llevados a cabo hasta el momento han probado cómo las modificaciones microbianas pueden influenciar en el aumento del asma en los animales, pero se ignoraba si sucedía lo mismo en los seres humanos.

Ahora, el equipo de Marie-Claire Arrieta, de la Universidad y el Hospital Infantil de British Columbia (Canadá) ha analizado a 319 niños Canadienses desde su nacimiento hasta los tres años de edad y se ha contemplado su microbiota a partir de muestras de heces. De este modo se ha podido apreciar que los bebés de tres meses de edad que poseían niveles más reducidos de estos cuatro tipos de bacterias –Lachnospira, Veillonella, Faecalibacterium y Rothia–  tenían más posibilidades a ser diagnosticados con asma a los tres años. En comparación con sus homólogos sanos, los niños con mayor probabilidad de padecer asma habían seguido tratamientos con antibióticos, que se sabe que altera el microbioma, antes de cumplir el año de vida.

En animales se ha podido observar  que la regeneración de dichas bacterias disminuye la inflamación y el desarrollo de asma. Por tanto, las conclusiones sugieren que los primeros tres meses de vida de un bebé puede representar una “ventana crítica” para que nuestra  microbiota moldee el crecimiento del sistema inmune y aquellas alteraciones que pueden causar asma. Los investigadores afirman que este descubrimiento aporta nuevas formas para prevenir esta enfermedad y demuestra que hay un corto periodo de tiempo, tal vez de 100 días, para administrar intervenciones terapéuticas que protejan frente al asma.

FLORA DIEZ ha sido analizado por un laboratorio independiente certificando la ausencia de lactosa por lo que te será muy beneficioso si eres intolerante a la lactosa. Además, ha demostrado su efectividad en  personas intolerantes al gluten, celíacas, en casos de inflamación intestinal o molestias digestivas, dificultad en las digestiones, gases, diarreas, dolor abdominal, etc.  Asimismo, es resistente a los antibióticos y sobrevive al paso por el tracto digestivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.