ES
Deporte y arroz integral
noviembre 3, 2015
El consumo de antibióticos afecta a la flora intestinal
noviembre 10, 2015

La flora intestinal del bebé depende del tipo de nacimiento

La constitución de la flora intestinal depende del modo en que nace el bebé. Cuando el bebé se encuentra en el vientre de la madre, su tubo digestivo es estéril, las bacterias y levaduras no se establecen en el tubo digestivo hasta el momento del parto. Transcurridas unas horas, el tubo digestivo ya contiene millones y millones de bacterias y levaduras. Estas bacterias y levaduras proceden de la flora vaginal de la madre, por lo que los bebés que nacen por parto natural se benefician de ellas.

Cabe destacar que la flora vaginal depende en gran medida de la flora intestinal, por lo que las mujeres que durante las últimas semanas de embarazo dispongan de una adecuada flora intestinal, podrán proporcionar al bebé  un magnífico legado de especies microbianas para que se distribuyan en su intestino.

La flora intestinal del bebé dependerá del tipo de parto y de la alimentación.

Si la madre no dispone de una buena flora intestinal y su intestino se encuentra contaminado,  por especies patógenas por ejemplo, el bebé también las heredará. Por esta razón, algunas enfermedades  como la celiaquía o intolerancia a la lactosa, tienen relación directa con el tipo de microflora que se transmite de madres a hijos en el nacimiento.

En el caso de los bebés que nacen por cesárea, al no nacer por vía vaginal y ser extraídos directamente de la placenta, que se encuentra estéril, no tiene contacto directo con la flora vaginal de la madre. Es entonces cuando su microflora depende del entorno en el que nace y de las personas con las que está en ese momento además de la madre, siendo entonces muchas de ellas desconocidas para su sistema inmunológico.

En el caso del hospital, suele estar poblado de bacterias resistentes a los antibióticos, como por ejemplo el estafilococo aureus que puede producir una amplia gama de enfermedades, que van desde infecciones cutáneas y de las mucosas relativamente benignas, hasta enfermedades de riesgo vital.

Por esta razón, es muy importante que desde el mismo momento del nacimiento, las madres, a las que se les ha practicado una cesárea, siembren el tubo digestivo del bebé con bacterias beneficiosas para la salud. El contacto piel con piel por ejemplo, es muy importante para que el bebé se beneficie de otras bacterias que conviven en la piel de la madre.

De Interés:

  • Entre las funciones de la flora bacteriana podemos destacar la producción de la vitamina K, que es la encargada de coagular la sangre, al no tener flora intestinal el bebé llega al mundo sin ella y tienen que inyectársela nada más nacer. Además, la flora ayuda a digerir la lactosa de la leche y mantiene la mucosa que recubre el tubo digestivo.
  • Cuidar de nuestra alimentación, realizar ejercicio y crear hábitos saludables en nuestra vida diaria, serán aspectos muy importantes para poder disponer de una flora intestinal saludable y prevenir enfermedades.

FLORA DIEZ te ayudará a mantener un buen equilibrio en tu flora intestinal y prevenir problemas de salud. Además, ha demostrado su efectividad en personas celíacasintolerantes al gluten y/o lactosa, en casos de inflamación intestinal o molestias intestinales, dificultad en las digestiones, gases, diarreas, dolor abdominal, etc. Es resistente a los antibióticos y sobrevive al paso por el tracto digestivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.