ES

La migraña o jaqueca es una enfermedad crónica, de causa no conocida, que se manifiesta por crisis o ataques repetitivos de cefaleas, que suelen tener unas ciertas características en cuanto a su duración (entre 4 y 72 horas), tipo de dolor (pulsátil), asociación a náuseas, molestia a la luz, molestia al ruido o empeoramiento con la actividad física.

Varios estudios médicos relacionan la migraña con la alimentación, concretamente el gluten. De hecho, uno de los síntomas de padecer una intolerancia alimentaria es la aparición frecuente de migrañas. Los estudios demuestran que hasta casi el 30% de los celíacos padece dolores de cabeza, pero ¿Cómo podemos asociar la migraña con la  enfermedad celíaca?

Varios estudios médicos relacionan las migrañas con la alimentación. De hecho, uno de los síntomas de padecer una intolerancia alimentaria es la aparición frecuente de migrañas.


La clave está en la serotonina, la serotonina es un neurotransmisor producido en el intestino, que es capaz de producir hasta un 90%. Entre sus funciones destacan la regulación del apetito, el equilibrio del deseo sexual, el control de la temperatura corporal, la actividad motora y las funciones perceptivas y cognitivas. Además, interacciona con otros neurotransmisores relacionados con la angustia, la ansiedad, el miedo, la agresividad y los problemas alimenticios.

Las personas que padecen migraña, muestran unos niveles de serotonina disminuidos, lo que provoca un agotamiento energético en las neuronas. Estas neuronas recurren a los pequeños vasos sanguíneos a que produzcan serotonina de la concentración plasmástica. Esto ocasiona que los vasos se sellen y que se produzca poco riego sanguíneo sobre las terminales nerviosas, lo que conduce a la respuesta dolorosa.

¿Qué relación existe entre Probióticos y la Serotonina?

  • Es totalmente necesario disponer de una flora intestinal saludable para poder sintetizar o producir la serotonina.
  • La relación con la enfermedad celíaca, es que existe una concentración baja de triptófano en sangre. El triptófano es el encargado de producir la serotonina. Por lo que el celíaco, al  poseer baja la concentración de triptófano y una flora probiotica alterada, no puede sintetizar suficiente cantidad de serotonina, por lo que es más susceptible a que aparezca la migraña.
  • La Dra. A. Dimitrova, residente en neurología, del Instituto de Neurología del Centro Médico de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, comenta que la enfermedad celíaca y otros problemas intestinales están relacionados con la migraña.
  • Según la Fundación de la Enfermedad Celíaca (Celiac Disease Foundation), la enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune que afecta a una de cada 133 personas en Estados Unidos.
  • En el estudio, la Dra. Dimitrova y colegas, encuestaron a más de 700 personas. Se registró una historia médica detallada, que incluía si el paciente había sido diagnosticado con enfermedad celíaca o enfermedad intestinal inflamatoria, o presentaba problemas para comer alimentos que contenían trigo. Los investigadores también preguntaron sobre los antecedentes de dolor de cabeza, cefalea o migraña.
  • El estudio de un año de duración halló que el 56% de los participantes eran sensibles al gluten y reportaban dolores de cabeza crónicos de cualquier tipo, al igual que el 30% del grupo con enfermedad celíaca y el 23% de los que sufrían de enfermedad intestinal inflamatoria, mientras que apenas el 14% del grupo de control reportaron dolores de cabeza.
  • “Nuestros hallazgos sugieren que la migraña es una manifestación neurológica común en la enfermedad celíaca, la sensibilidad al gluten y la enfermedad intestinal inflamatoria”, apuntó la Dra. Dimitrova. Más información aquí.

 

¿Y tu? ¿Padeces de migrañas frecuentes? Escríbenos con tus dudas, te ayudaremos en lo que necesites.

Recuerda que FLORA DIEZ ha demostrado su efectividad en  personas intolerantes al gluten y/o lactosa, celíacas, en casos de inflamación intestinal o molestias intestinales, dificultad en las digestiones, gases, diarreas, dolor abdominal, etc. Además, es resistente a los antibióticos y sobrevive al paso por el tracto digestivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.