ES
alimentos-excesos-navidenos
Alimentos para superar los excesos navideños
enero 10, 2019
alimentacion-deportistas
Alimentos que debe incluir tu dieta si eres deportista
febrero 12, 2019

Objetivo de año nuevo: bajar el colesterol

reducir-colesterol

Cuando escuchamos hablar de colesterol normalmente lo asociamos con algo malo, pero lo cierto es que se trata de una sustancia grasa que está presente en prácticamente todas las células de nuestro organismo y que es vital para su correcto funcionamiento, y es que nuestro cuerpo necesita algo de colesterol para producir hormonas, vitamina D y sustancias que le ayuden a digerir los alimentos.

Ejemplos de cómo funciona en nuestro organismo

El colesterol forma parte de la formación de la bilis, que tiene una función básica para los procesos digestivos, y también es la base de la formación de ciertas hormonas sexuales, así como de las tiroideas.

Todos conocemos la importancia que tiene la Vitamina D para nuestro organismo y se le conoce como la vitamina del sol, y es que el 90% de ésta la generamos a través de un proceso tan simple como es tomar el sol, pero… ¿Sabías quees la creación de la Vitamina D es a partir de la interacción de la luz solar con una molécula de colesterol?

Así es, la formación de Vitamina D a partir de los rayos del sol tiene una explicación muy sencilla: las moléculas de colesterol que se encuentran circulando justo debajo de nuestra dermis, cuando interactúan con la luz solar se alteran formando nuevas moléculas. Estas son conocidas como Vitamina D3 o colecalciferol.

¿Cómo se obtiene el colesterol?

Nuestro cuerpo obtiene el colesterol a través de dos vías:

  • Una es por producción propia, ya que el hígado produce colesterol.
  • La otra es a través de la alimentación.

Cuando no existe ninguna patología, la producción natural de colesterol, unida a una dieta sana, da lugar a valores óptimos de esta grasa, pero cuando se abusa de alimentos que lo contienen, puede aumentar la cantidad de colesterol en sangre debido a que las células no pueden absorber toda la cantidad que esta transporta.

Este exceso de colesterol se acumula en las arterias, se deposita en sus paredes y hace que estas se estrechen, es lo que se conoce como arterosclerosis. Esto aumenta las posibilidades de sufrir problemas en el corazón, sobre todo infartos coronarios. Por este motivo es tan importante mantenerlo a raya.

Los excesos en la alimentación, como los que se producen durante las fechas navideñas, o incluso, los fines de semana, pueden causar un aumento en el colesterol en personas que usualmente tienen niveles normales de esta grasa. Tras estos excesos, se recomienda cuidar un poco más la dieta para mantener los valores correctos, pudiendo ayudarse con algún complemento alimenticio para lograr su objetivo.

Quienes ya sufren problemas de colesterol deben de ponerse en manos un profesional médico para efectuarse controles periódicos y seguir sus consejos que, además de dieta, pueden incluir tratamiento médico.

Colesterol “bueno” y colesterol “malo”

Es frecuente escuchar hablar de colesterol “bueno” y colesterol “malo” y es que no todos los niveles de esta grasa ponen al organismo en riesgo.

  • Colesterol LDL: Es que conocemos popularmente como colesterol “malo” y cuyos niveles es tan importante controlar.
  • Colesterol HDL: Es el llamado colesterol “bueno” debido a que contribuye a rebajar los niveles de Colesterol LDL.

Lo cierto es que, además de los niveles de colesterol, también hay que controlar los niveles de triglicéridos, ya que estos se encargan de almacenar la grasa en las células del tejido adiposo, pero antes de su almacenaje esta grasa circula por el torrente sanguíneo, lo que junto al colesterol, aumenta el riesgo de obstrucciones arteriales.

Por tanto, para mantener el colesterol en unos buenos valores lo ideal es que el Colesterol LDL descienda junto con los triglicéridos y que aumente el Colesterol HDL. Esta es la clave a la hora de hacer dieta cuando se persiguen unos niveles ópticos de colesterol.

¿Qué alimentos contienen colesterol “bueno”?

Los alimentos que contiene el llamado colesterol “bueno” son ricos en grasas, pero grasas que resultan beneficiosas para el cuerpo.

El hecho de que se trate de grasas buenas no quiere decir que se puedan consumir a voluntad, ya que no dejan de tener un gran valor calórico. Por tanto, deben de formar parte de la alimentación en sustitución de las llamadas grasas “malas” pero siempre consumidas con moderación.

  • Los pescados grasos: son la fuente de grasa buena más beneficiosa para el cuerpo y los que se pueden consumir en mayor cantidad. Los pescados azules, o peces como el salmón o el atún, ricos en Omega- 3 (la grasa buena de la que hablamos en este caso) son perfectos para cualquier dieta saludable.
  • El aceite de oliva, al igual que semillas como la chía o la linaza (las cuales además tienen mucha fibra). El aceite debe consumirse en crudo y en pequeña cantidad, ya que utilizados para fritos solo aumentarán el valor calórico de los alimentos. Normalmente, para una persona que sigue una dieta saludable, la cantidad recomendada son una o dos cucharadas soperas al día de aceite de oliva.
  • Los frutos secos. Aunque tienen muchas calorías, tienen grasas beneficiosas y, además, resultan muy saciantes, por lo que son apreciados incluso en dietas de adelgazamiento. Se pueden tomar añadiendo unos pocos a las ensaladas, por ejemplo.
  • Los aguacates. Son también una fuente de grasas beneficiosas que te ayudarán a aumentar tus valores de colesterol “bueno”.

¿Qué alimentos contienen colesterol “malo”?

Si queremos reducir los niveles de colesterol lo primero que vamos a tener que evitar son los alimentos procesados, sobre todo, los que son ultra procesados. Este tipo de alimentos tienen una gran cantidad de grasas trans, de muy mala calidad, que no solo aumentan el colesterol, también contribuyen a ganar peso y a aumentar los triglicéridos.

Comidas preparadas como las pizzas industriales, o las salsas, y productos tan habituales en nuestra dieta como salchichas o fiambres, ricos en grasas animales, son las principales fuentes de colesterol “malo”. Las carnes rojas también deben evitarse, aunque en este caso se pueden consumir con moderación si se escogen cortes magros. El marisco también contiene altos niveles de colesterol por lo que no se debe abusar de su consumo.

¿Te animas a seguir estas pautas y conseguir unos niveles de colesterol óptimos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.