ES
grasa
Macronutrientes y sus funciones en el organismo
junio 1, 2018
estado de animo
Emociones y Flora Intestinal
junio 15, 2018

Pasos para preparar tu piel para el verano

cuidar-piel-verano

La piel necesita una preparación de cara al verano, especialmente si se tiene una piel sensible o que tiene algún problema dermatológico. Para cuidar la piel de manera conveniente hay que seguir dos pasos básicos: el cuidado por dentro y el cuidado por fuera, teniendo en cuenta además el tipo de piel que se tiene y más si es alguna de las siguientes:

Piel con problemas vs piel sensible

Piel con problemas

La piel con problemas como la rosácea o la dermatitis atópica suele verse bastante afectada por el sol. El calor y el sudor hacen que aparezcan brotes de la enfermedad y la persona se sienta muy incómoda, tanto por las irritaciones o el picor que pueden aparecer como por el aspecto físico.

La rosácea, por ejemplo, es un problema bastante común en mujeres de piel clara y la dermatitis atópica afecta principalmente a niños. Pero nadie está libre de padecer ninguna de estas enfermedades. Para quienes están sufriendo de acné debido a la pubertad tampoco es un buen momento el verano ya que la piel se puede irritar por el sol y verse más enrojecida.

A todo esto se une el hecho de que en verano se hace más vida social y, por tanto, la apariencia física es mucho más importante. Debido a esto es habitual que las personas con problemas en la piel busquen soluciones con más asiduidad que durante el invierno.

Piel sensible

Incluso si no se tienen problemas de piel tan serios como los que hemos visto, hay personas que durante el verano lo pasan mal porque tienen piel muy sensible al sol. Generalmente, se trata de personas de piel, ojos y pelo claros. Este tipo de personas, con piel del tipo I o II se ponen muy rojos cuando les da el sol y en los casos más extremos pueden llegar a aparecer granitos debidos al sol.

Este tipo de personas necesitan protección 50 y no se ponen nunca morenos. Pero también necesitan una ayuda extra para tener controlada su piel, evitar que se reseque en exceso o que puedan aparecer diferentes problemas más adelante.

Cuidar la piel desde dentro: Complementos alimenticios que ayudan a tu piel

Los complementos alimenticios pueden ser un excelente aliado para preparar la piel de cara al verano. Flora Piel es un buen ejemplo de un preparado especialmente pensado para las personas que tienen problemas como rosácea, piel atópica o acné.

Este preparado puede tomarse de manera continuada y contiene probióticos, por lo que refuerza la flora intestinal. De este modo también se refuerzan las defensas y se ayuda a prevenir un brote de cualquier enfermedad.  Contiene además biotina, la cual ayuda mucho a la piel y al pelo. La vitamina A es fundamental para la piel y también está contenida en este complemento alimenticio.

Es totalmente seguro y puede ser consumido por niños a partir de los tres años. Puede tomarse de manera continuada para preservar sus efectos beneficiosos o tomarlo en las épocas del año en las que suelen aparecer los problemas. En este caso, lo mejor es comenzar a tomarlo unas semanas antes, por ejemplo, de la llegada de la primavera y el calor.

La hidratación de la piel es también fundamental y esta comienza en el interior. Beber agua los días de calor de manera frecuente y no solo cuando se tenga sed evita la deshidratación y muchos problemas de piel debidos a la sequedad de la misma.

Cuidar la piel desde fuera: Los protectores solares

crema-piel-sol

Los protectores solares son indispensables para el cuidado de la piel de todas las personas, pero especialmente para aquellos que tienen enfermedades dermatológicas o tienen la piel sensible. Para todas estas personas se recomienda el uso de protectores solares de 50, que garantizan protección total.

Hoy, todos sabemos que el protector solar es necesario, pero no acabamos de entender cómo debemos de utilizarlo. El protector se debe de poner en casa y debe de cubrir toda la piel que queda a la vista. Es cierto que la piel del rostro es mucho más importante que se proteja, pero eso no quiere decir que no haya que proteger la de las piernas o los brazos.

No podemos olvidar que el efecto pernicioso del sol es acumulativo y que si no vamos protegidos, en el futuro pueden aparecer problemas tan graves como los melanomas.

Cada dos horas, debemos de aplicar nuevamente crema ya que con el roce de la ropa y la absorción típica de la piel acaba por desaparecer todo el protector. Si vamos a la playa o a la piscina y nos bañamos, hay que aplicarse protector cada vez que se sale del agua.

Hay personas que tienen un tono de piel más oscuro pero que aun así tienen problemas en el rostro con rojeces o manchas. En estos casos se recomienda aplicar un protector 30 en el cuerpo y un protector 50 en el rostro o en la zona que se vea afectada por las manchas o los problemas de irritación.

Además de proteger la piel del sol es importante hidratarla muy bien, especialmente durante el verano. Utilizar una buena crema hidratante para todo el cuerpo después de la ducha antes de acostarse garantiza que tenga el mejor aspecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.