ES

Pastillas para la intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa está causada por una baja fabricación de lactasa por parte de nuestro organismo. La lactasa es la enzima encargada de digerir la lactosa, el azúcar de la leche. Cuando esta no se digiere correctamente fermenta en el intestino causando gases intestinales, diarreas e incluso dolorosos cólicos.

La leche y como hacer un tratamiento si padeces de intolerancia a la lactosa

Cápsulas para intolerancia a la lactosa

Cuando alguien padece intolerancia a la lactosa no puede consumir productos lácteos o derivados. En caso de intolerancia severa ni siquiera podrá consumir aquellos productos que puedan contener pequeñas cantidades de lactosa, la cual se utiliza incluso en la fabricación de medicamentos.

Hoy, somos capaces de fabricar lactasa en laboratorios. De hecho, los productos lácteos anunciados como “sin lactosa” en realidad llevan lactasa añadida, la cual transforma la lactosa en otros azúcares más fáciles de digerir.

Las pastillas para la intolerancia a la lactosa, como se conocen popularmente a las pastillas de lactasa, permiten a la mayoría de las personas con este problema consumir lácteos y derivados sin sufrir sus molestos síntomas.

El importante papel de los probióticos

Seguramente, la pregunta que todos nos hacemos sea por qué algunas personas dejan de producir lactasa mientras que otras la continúan fabricando con total normalidad durante toda su vida.

En algunos casos, el intestino deja de generar lactasa debido a la acción de antibióticos o de otros medicamentos o a una enfermedad que ha afectado a la flora intestinal. Esto ha hecho que todo haya dejado de funcionar debidamente y se presente la intolerancia. Pero no todas las intolerancias a la lactosa son permanentes.

Los probióticos son muy importantes, porque permiten regenerar la flora intestinal y volver a realizar un proceso digestivo normal. En algunos casos, tras esta regeneración, la persona descubre que puede volver a tomar lácteos con normalidad.

Pastillas para las intolerancias

Pero incluso si no es así y la intolerancia persiste, las digestiones de la persona serán mucho más agradables y las pastillas de lactasa harán su función de una manera mucho más eficiente.

Muchos intolerantes a la lactosa, sobre todo al principio de descubrirse su problema, tienen muchos problemas de gases, dolores de estómago e incluso diarreas debido a que, por error, toman algún producto que no deberían.

Estos procesos arruinan la flora intestinal y hacen que todas sus digestiones, incluso sin tomar ningún lácteo, puedan ser complicadas. El tratamiento con probióticos como  FLORA DIEZ ayudan a conseguir un correcto proceso digestivo, sin molestias y sin dolores.