ES

La permeabilidad intestinal aumentada o leaky gut sindrome (síndrome del intestino “agujereado”) es una patología cuyo interés va en aumento, y se correlaciona entre otras, a intolerancias alimentarias. El aumento de la permeabilidad intestinal se asocia también con: síndrome celíaco, enfermedad de Crohn, eczema atópico, giardiasis crónica y candidiasis intestinal. Actualmente se asocia también con enfermedades autoinmunes.

El aparato intestinal está protegido por una membrana con funciones muy importantes para nuestra salud. Entre ellas la absorción de nutrientes, la creación de enzimas digestivas y de ciertas vitaminas y de anticuerpos, los cuales intervienen como primera línea de defensa contra infecciones.

Un intestino inflamado y excesivamente permeable es más propenso a la entrada de parásitos, bacterias o a la multiplicación de ciertas levaduras como la Candida Albicans.

Esta membrana posee cierta función permeable, de no ser así, nuestro organismo no podría absorber los nutrientes de los alimentos que tomamos, además, está programada para expulsar sustancias que, al ser absorbidas, podrían dañar el cuerpo. Sin embargo, las costumbres alimentarias, nuestros hábitos de vida y el medio ambiente en el que vivimos, pueden, inflamar y perjudicar esta membrana dando como consecuencia la permeabilidad intestinal.

Con un intestino excesivamente permeable, estamos expuestos a cualquier invasión. Un buen ejemplo sería, cuando tomamos alimentos, además del alimento, también estamos introduciendo en el interior de nuestro organismo, bacterias, virus, insecticidas, metales pesados y otros tipos de químicos.

Si nuestro intestino se encuentra inflamado y/o demasiado permeable, estos químicos se trasladan a la sangre afectando a los diferentes sistemas de nuestro cuerpo (inmunitario, hormonal, nervioso, respiratorio, reproductivo), causando síntomas tan variados como alergias, migrañas, artritis, fibromialgia, síndrome fatiga crónica, menstruaciones dolorosas o irregulares, palpitaciones, mareos e irritabilidad, entre otros.

Además, un intestino inflamado y excesivamente permeable es más propenso a la entrada de parásitos, bacterias, o a la multiplicación de ciertas levaduras como la Candida Albicans, lo que inmediatamente se manifiesta en diarreas, tos crónica y amplia gama de síntomas.

La lista de enfermedades y desequilibrios que provoca un intestino demasiado permeable es larga e incluye desde síntomas más o menos molestos, como puede ser el mal aliento, flatulencia, hinchazón abdominal, a problemas mucho más serios o incluso graves como parasitos o candidiasis crónicas, la enfermedad de Crohn, el eczema atópico o la enfermedad celíaca.

¿Crees que padeces permeabilidad intestinal? Escríbenos con tus dudas y te ayudaremos en lo que necesites. Te hablamos de las causas de padecer un intestino permeable, en nuestro próximo post.

Y no olvides que el Bifidobacterium longum ES1, que puedes encontrar en nuestro probiótico FLORA DIEZ, ha demostrado su eficacia en la mejora de los síntomas producidos por la inflamación Intestinal. Incluye FLORA DIEZ en tu dieta habitual y lograrás evitar problemas de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.