ES
estado-animo
10 consejos para levantar el ánimo en primavera
abril 5, 2018
Que el resfriado coja a tus defensas trabajando
abril 19, 2018
piernas cansadas

Con la subida de temperaturas, uno de los síntomas más comunes es la pesadez de piernas. Sobre todo, cuando pasamos muchas horas de pie o caminando, es cuando se empiezan a notar estos síntomas: hinchazón, pesadez, hormigueo, cansancio, picor y en ocasiones, incluso dolor.

El calor favorece la dilatación de las venas, lo que dificulta el retorno venoso hacia el corazón, provocando esta sensación de pesadez en las extremidades más distales, como las piernas.

Una circulación de sangre insuficiente o pobre puede ser la causante de las molestas varices. Las varices (insuficiencia venosa crónica) son dilataciones venosas en las que se forma un acúmulo anormal de sangre en ellas, causando que aumenten de tamaño y puedan ser vistas perfectamente bajo la piel.

Esta patología es mucho más frecuente en mujeres que en hombres (lo que no les exime de padecerla), y normalmente se da en las venas de las piernas.

Causas

Existen diversos desencadenantes para que aparezca la pesadez de piernas. Algunos de los más comunes son:

  • Desarreglos hormonales. Esto condiciona a que estos síntomas sean más prevalentes en mujeres que en hombres.
  • Menstruación y embarazo. Durante estos períodos es habitual padecer retención de líquidos, lo que también acaba por producir sensación de pesadez en las piernas.
  • No realizar ejercicio físico con asiduidad empeora la circulación de la sangre y por tanto el retorno venoso. Al caminar o hacer ejercicio los músculos ayudan a la circulación sanguínea. Si este movimiento es insuficiente, el recorrido de la sangre se dificulta.
  • Exceso de sodio en la dieta. Una dieta rica en sal promueve la retención de líquidos y por tanto, la aparición de edemas e hinchazón en las piernas.

¿Y qué podemos hacer si al pasar las horas durante el día, sentimos esa sensación tan incómoda de pesadez e hinchazón en nuestras piernas? Con estas simples pautas podrás mejorar tus síntomas:

  • El sobrepeso es una de las principales causas de problemas de circulación, por lo que conviene llevar un estilo de vida saludable, con el fin de mantener el peso dentro de los rangos establecidos en relación con tu altura.
  • La alimentación también es un punto importante. Disminuye la cantidad de sal y los alimentos precocinados, que normalmente suelen ir cargados de grasas y de sales que favorecen la hinchazón.
  • La hidratación adecuada también es un punto importante. La falta de agua en nuestro organismo predispone a la retención de líquidos. Incluye en tu rutina aproximadamente 2 litro de agua, toma frutas y verduras frescas y acompaña tus tentempiés de infusiones. Notarás la diferencia.
  • Prueba con el complemento alimenticio PIERNAS CANSADAS que ayudará a mejorar tu circulación. Este producto compuesto a base de ingredientes vegetales contribuye a la circulación de las piernas y ayuda a disminuir la sensación de pesadez, gracias a su contenido en Rusco. Además, contiene Castaño de Indias, que ayuda a mantener la circulación venosa normal. Es el complemento ideal para empezar a tomar cuando empieza el buen tiempo para evitar molestias derivadas de la circulación insuficiente.
  • Tras una buena caminata, date un baño de agua fría en las piernas, orientando el chorro de agua en sentido ascendente para favorecer el retorno venoso.
  • Por las noches es cuando normalmente suele aparecer esa molesta sensación de pesadez y cansancio acumulado durante todo el día. Después del baño con agua fría, puedes tumbarte y elevar las piernas sobre unos cojines. Al igual que el tip anterior, esta acción favorecerá que la sangre siga su circulación habitual.

La mala circulación no sólo afecta en verano. Durante los meses más fríos del año también podemos notar síntomas de entumecimiento, hormigueo, dolor e incluso falta de movilidad en las partes más periféricas del cuerpo, como son los brazos y las piernas.

Los seres humanos somos de sangre caliente, por lo que el organismo siempre intentará mantener la temperatura corporal en torno a los 36-37˚C. Cuando la temperatura exterior se encuentra bastantes grados por debajo esta temperatura dificulta el transporte de sangre hacia todas las partes del cuerpo, en especial los pies y las manos, y aparecen síntomas como dolores, palidez, piel seca, adormecimiento…

Una de las afecciones más comunes son los conocidos sabañones, eritemas de la piel que cursan con dolor, rojez, picor e irritación. Suelen aparecer en los dedos de las manos, de los pies, en la nariz y en las orejas. En estos casos es recomendable ir bien abrigados, evitar que estas zonas del cuerpo sufran cambios bruscos de temperatura e hidratar las zonas constantemente para que no se hagan heridas.

Al igual que en el caso anterior, realizar ejercicio también mejora la circulación cuando las temperaturas son bajas, por lo que un buen remedio para evitarlos es realizar paseos, montar en bicicleta, bailar o nadar.

Así que no lo olvides, llevar un estilo de vida saludable puede ser beneficioso para tu circulación tanto en invierno como en verano, así que si todavía no te has animado y sufres de mala circulación, ¡adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.