ES
Angina de pecho
mayo 26, 2016
Arritmia cardiaca
junio 7, 2016
Probióticos para infecciones vaginales

Las infecciones vaginales son el resultado de una inestabilidad de la microbiota vaginal, por esa razón es de vital importancia mantener en equilibrio este ecosistema.

Como tratamiento suele ser habitual prescribir antibiótico o antifúngico ante una infección vaginal, el problema es que no se logra repoblar la microbiota vaginal y devolver el equilibrio perdido, probablemente por la propia infección o por la propia terapia.

La estructura habitual de la microbiota vaginal puede cambiar por la interacción entre el medio interno y los propios microorganismos, además de actuar sobre la temperatura, el pH, la concentración de oxígeno, el recambio del epitelio, la producción de moco, el nivel hormonal, las duchas vaginales, el uso de tampones, el flujo menstrual, etc.

Los probióticos son muy recomendados para la prevención de la vulvovaginitis ya que permiten regenerar la flora vaginal y evitar la reaparición de la candidiasis

Los probióticos son muy recomendados para la prevención de la vulvovaginitis ya que permiten regenerar la flora vaginal y evitar la reaparición de la candidiasis

Los agentes que más rápida y devastadoramente perjudican a la estructura de la microbiota son los antibióticos, ya que destruyen los microorganismos y pueden afectar a su mecanismo de acción.

Recientemente, los probióticos han sido definidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y los Alimentos (FAO) y por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el conjunto de “microorganismos vivos que, administrados en las cantidades adecuadas, aportan un beneficio a la salud del huésped” y ambas entidades han transmitido simultáneamente unas directrices para la evaluación de los probióticos en las que se establecen los modelos que deben desarrollar para establecer la calidad y la fiabilidad apropiadas que proporcionen su prescripción y/o recomendación.

En este sentido, el uso de probióticos tiene un efecto positivo en los casos de desequilibrios en la microbiota vaginal, vaginosis bacteriana, vulvovaginitis candidiásica o sequedad vaginal, y está recomendado tanto en la fase aguda como en el mantenimiento del bienestar íntimo.

Los probióticos utilizados en estas afecciones incluyen lactobacilos que han sido aislados en la microbiota vaginal y que pueden de algún modo intervenir en este medio, aumentando la población y los mecanismos de defensa. De este modo contribuyen a reducir las recaídas de las infecciones y a recuperar el correcto funcionamiento de la vagina.

Se pueden utilizar vía oral y/o vaginal. Entre los más utilizados están los probióticos que contienen Lactobacillus rhamnosus y/o Lactobacillus gasseri. Son numerosos los estudios que han probado su eficacia, por lo cual existe una franca tendencia a generalizar su uso como coadyuvante en las vulvovaginitis, sobre todo en las infecciosas.

Cabe destacar que el 75% de las mujeres padecen como mínimo una vaginitis a lo largo de su vida y que más del 50% reinciden entre 2 y 4 veces en un año, afortunadamente, encontramos en los probióticos una nueva terapia muy válida como coadyuvante tras el tratamiento antiinfeccioso elegido.

De interés:

Para prevenir la aparición de infecciones vaginales, es primordial mantener un buen cuidado sobre la higiene íntima, utilizar ropa adecuada y poco ajustada, seguir una dieta equilibrada y tener muy en cuenta el uso de probióticos ya que permiten regenerar la flora vaginal y evitar la reaparición de la candidiasis.

Recuerda que FLORA MUJER es un complemento alimenticio diseñado para la salud de las vías urinarias. Contiene Arándano Rojo, Semilla de Uva, Lactobacillus Rhamnosus, Bifidobacterium lactis, Bifidobacterium longum ES1 y Coriandro. El Coriandro mantiene el confort de la función urinaria. La combinación de Arándano Rojo y Semilla de Uva posee un alto contenido en proantocianidinas (PACs) que ayudan evitar la adherencia de las bacterias causantes de las infecciones urinarias, principalmente Escherichia coli.

FLORA MUJER actúa beneficiosamente mejorando el equilibrio de la flora, convirtiéndose en un producto para el bienestar de la función urinaria, siendo altamente eficaz en casos de cistitis recurrentes. Es resistente a los antibióticos y sobrevive al paso por el tracto digestivo.

FLORA MUJER va dirigido a personas adultas, especialmente mujeres, que padezcan infecciones urinarias recurrentes. Entre los 20 y los 50 años. Las infecciones de orina son 50 veces más frecuentes en mujeres que en hombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.