ES

Si eres celíaco, antes de consumir cualquier alimento, lo mejor es que examines bien las etiquetas y compruebes la existencia del sello “Libre de Gluten” de aprobación para consumo celíaco, que se proyecta en una rama de trigo cruzada. Este sello indica la inexistencia de gluten y de productos procedentes de estos cereales nocivos para quienes padecen alguna enfermedad que les impida su consumo.

Gluten Free

Cuando realices la compra es imprescindible que revises las etiquetas de los productos que vas a adquirir, asegúrate que son sin gluten.


La Dieta Libre de Gluten (DLG) contiene una gran variedad de productos que permitirá tener una alimentación saludable y variada. Se basa, fundamentalmente, en alimentos naturales y frescos sin gluten, entre los que podemos encontrar:

  • Embutidos como la cecina, el jamón serrano y el jamón cocido de calidad extra.
  • Leche y derivados como quesos, quesos de untar sin sabores, requesón, nata, yogures naturales o cuajada.
  • Pescados frescos y congelados sin rebozar, mariscos frescos y pescados y mariscos en conserva al natural o en aceite.
  • Todo tipo de carnes y vísceras frescas, congeladas y en conserva al natural.
  • Huevos.
  • Legumbres, quinoa y soya.
  • Frutas, verduras, hortalizas y tubérculos.
  • Arroz, maíz, tapioca, amaranto y sus derivados.
  • Semillas como la linaza, sésamo, amapola y girasol, entre otras.
  • Azúcar, miel, sal, condimentos, especias en rama, en grano y todas las naturales (canela, romero, tomillo, pimienta, comino, etc.).
  • Café en grano o molido, té, hierbas naturales y refrescos de naranja, limón y cola.
  • Frutos secos crudos (nueces, almendras, maní, avellanas, piñones, castañas, etc.).
  • Vinos y bebidas espumosas.

Además, debemos considerar las harinas para celíacos:

  • Chuño o almidón de papa (fécula): se utiliza para espesar y rellenar preparaciones culinarias, tales como postres, sopas y salsas. Es una alternativa importante en la elaboración de productos para celíacos y se recomienda especialmente para pasteles y galletas que requieren un almidón delicado.
  • Polenta y chuchoca: denominada también sémola de maíz.
  • Harina de maíz: la más utilizada es la blanca. Aparece en la composición de algunos panes integrales y en la elaboración de productos de repostería.
  • Harina de quinoa: presenta altos contenidos de proteína.
  • Harina de arroz: es una fuente importante de hidratos de carbono
  • Harina de soya: la soya es la única legumbre que contiene los nueve aminoácidos esenciales, por lo que se considera una proteína de alta calidad y puede sustituir a las de origen animal.
  • Harina de mandioca: es una rica fuente de hidratos de carbono. Se obtiene de la raíz comestible, en forma de tubérculo, de un arbusto americano.
  • Almidón de maíz: para obtenerlo se muele finamente el maíz y se le extrae el germen. En este proceso se pierden los ácidos grasos esenciales del contenido y se disminuye el enranciamiento.

Recuerda, si te surge alguna duda sobre si un producto es sin gluten o no, no lo consumas. Infórmate antes, no pongas en riesgo tu salud o la de los tuyos.

No olvides que tomar FLORA DIEZ a diario, cuidará de tu flora intestinal y recuperarás el equilibrio de una forma sencilla y saludable.

¿Quieres contarnos tu experiencia sobre los alimentos sin gluten? Escríbenos y cuéntanos tus dudas, estaremos encantados de ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.