ES
piernas cansadas
Piernas cansadas: ¡ponle remedio!
abril 12, 2018
Verdades y mentiras sobre la celiaquía
mayo 12, 2018

Que el resfriado coja a tus defensas trabajando

La primavera es una época propicia para gripes y resfriados así como para otras enfermedades de carácter infeccioso. Cada vez que se produce un cambio de estación nuestro cuerpo lo acusa. Las temperaturas no son estables y varían de un día a otro, incluso desde la mañana a la noche. Nos encontramos con que al medio día hace mucho calor pero a la tarde puede hacer bastante frío.

Además, la primavera suele afectar anímicamente a muchas personas, lo que también se traduce en una caída de las defensas. Todo esto hace que sea mucho más fácil enfermar, especialmente de catarros, o incluso de gripes, que pueden ser peores que las que se producen en invierno.

Para evitarlo, hay que intentar fortalecer a las defensas y para eso contamos con varios aliados. Lo más importante es que el cuerpo esté en forma y también estemos tranquilos y relajados. Pero a veces, todo esto no es suficiente y es necesario un aporte extra que nos ayuda a afrontar los cambios de una manera óptima y que nos permita salir de la primavera todavía con más fuerza, disfrutándola a tope y viviendo cada momento con ganas y a tope de vitalidad.

La alimentación es muy importante

Para que las defensas estén sanas, hay que darles todo aquello que necesitan y la mejor forma de hacerlo es mediante los alimentos. Ahora que el buen tiempo está aquí parece que apetece comer de otra manera, más sana y más ligera. Por eso, aprovecha para llevarte al trabajo ensaladas que puedes enriquecer con pollo o con pescados como el salmón.

Entre horas, come fruta. Ahora hay una gran variedad de frutas en los supermercados, ya no tienes que comer tan solo manzanas, peras o fresas, también puedes optar por mangos y por otras frutas tropicales. Aprovecha para darte un pequeño capricho y disfrutar de un sabor totalmente diferente en tu mesa. De paso, estarás cuidando la ingesta de calorías.

También apetecen más platos ligeros tipo revueltos. Evita las grasas y da prioridad a verduras, proteínas y comidas naturales. Verás cómo te sientes mucho más plena de energía y notas como tu cuerpo responde mucho mejor ante cualquier catarro o cualquier amago de enfermedad.

El ejercicio es fundamental

El ejercicio también es importante para que haya un buen equilibrio y el cuerpo tenga salud, ayuda a que el sistema cardiovascular funcione de manera más eficiente y si la sangre circula mejor, distribuye de manera más eficaz los nutrientes y se lleva todos los restos para su eliminación.

Además, el ejercicio ayuda a la salud de la mente, la cual también tiene una gran influencia sobre el sistema inmune. No se trata de apuntarse al gimnasio y empezar, de repente, a practicar ejercicio intenso a diario. Tan solo hay que pasear un poco más y aprovechar los fines de semana para realizar actividades al aire libre, como ruta de senderismo, rutas en bicicleta o cualquier otro tipo de actividad que apetezca.

El gimnasio también es una buena opción, pero hay que realizar ejercicios adecuados al estado físico de cada persona ya que los excesos suelen traducirse en lesiones. Busca un centro de ejercicio donde haya monitores con experiencia que puedan ayudarte a crear una hoja de entrenamiento adecuada para ti y para tus objetivos, que pueden ser ganar masa muscular, perder peso o, simplemente, mantenerse un poco más en forma.

Flora Inmune, el extra que necesitas

Flora Inmune ayuda a tus defensas gracias a su combinación de probióticos y de vitaminas. La salud de las defensas comienza en el intestino y para la salud del intestino los probióticos son básicos ya que ayudan a regenerar la flora intestinal.

Si el intestino está en buenas condiciones, se aprovechan mucho mejor todos los nutrientes y todas las vitaminas de los alimentos, logrando así que el sistema inmune esté fuerte y pueda luchar contra cualquier enfermedad que trate de entrar, incluidos los latosos resfriados típicos de la primavera.

Flora Inmune es apta para niños a partir de los tres años, por lo que toda la familia puede reforzar sus defensas en los momentos en los que más falta hace. Es perfecta para los niños que están en etapas complicadas de crecimiento, cuando acostumbran a coger todo tipo de enfermedades, especialmente si acuden a la guardería o el colegio donde son contagiados.

También es adecuada para adultos que se encuentran con cambios de temperatura muy fuertes a lo largo del día, ya sea por el aire acondicionado, ya sea porque el propio clima así los determina y que se sienten resfriados constantemente.

Gracias a Flora Inmune la salud de nuestras defensas será la mejor y por ello nos sentiremos con mucho más ánimo para seguir adelante y para afrontar todo lo que nos venga encima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.