ES
Zinc, un gran antioxidante
julio 21, 2016
El riesgo de cistitis aumenta en verano
julio 28, 2016

Uno de los problemas de salud más habituales en verano son las alteraciones intestinales, ocasionados por alimentos contaminados y/o consumidos en crudo, alimentos deteriorados por las altas temperaturas, o alimentos con una higiene deficiente. Entre las enfermedades de este tipo más fáciles de encontrar en verano podemos destacar la salmonelosis.

La salmonelosis, originada por la bacteria Salmonella es una de las enfermedades de transmisión alimentaria más habituales y considerablemente extendidas. Se estima que perjudica cada año a decenas de millones de personas de todo el mundo y que ocasiona más de cien mil defunciones.

En verano la causa más corriente de salmonelosis es la contaminación a través del consumo de alimentos o agua contaminados. Entre los alimentos principales que pueden ser receptores de esta bacteria se encuentran los lácteos, el merengue, la nata, salsas, mayonesa, huevo, etc.

La causa más corriente de salmonelosis es la contaminación a través del consumo de alimentos o agua contaminados. Al tratarse de una infección intestinal, la bacteria también se puede localizar en las heces de personas infectadas, por ese motivo la higiene personal es tan importante durante y después de pasar la enfermedad, ya que el no mantener un correcto lavado de manos posteriormente de ir al baño y manipular alimentos puede provocar infecciones en otras personas.

Los alimentos principales que pueden ser receptores de esta bacteria son los huevos y las carnes de aves de corral, sobretodo pollo y pavo. Cabe destacar que la carne de cerdo, vacuno y cordero también pueden portar la bacteria e infectarse si el manipulado, que se realiza en las empresas antes de llegar a los supermercados, no se realiza adecuadamente.

Entre los factores de riesgo que suponen más propensión a sufrir este tipo de infección y sus formas complicadas podemos mencionar:

Factores dependientes del tubo digestivo: la carencia en la fabricación de ácido clorhídrico, algunos antibióticos que se hayan tomado para otras infecciones previamente, fármacos que reducen los movimientos peristálticos del intestino, personas intervenidas de estómago, etc.

Factores generales de la persona: en general, las inmunodeficiencias, por ejemplo, la infección por el VIH y el SIDA, los trasplantes de órganos, algunos fármacos como los corticoides, enfermedades autoinmunes, deficiencias congénitas de algunas inmunoglobulinas, anemias crónicas, etcétera.

Entre los síntomas de padecer salmonelosis podemos destacar:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Escalofríos
  • Dolores musculares
  • Sangre en las evacuaciones
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza

Estos síntomas se presentan entre las 12 y 36 horas posteriormente de haber tomado un alimento contaminado y permanecen de 1 a 4 días.

Es importante mencionar que en el caso del huevo, la Salmonella suele localizarse en la superficie de la cáscara. Si lavamos el huevo no eliminaremos la bacteria, con esta acción incrementaremos el riesgo considerablemente ya que la cáscara de huevo es porosa y al contacto con el agua los poros se abren y permiten el paso de la bacteria al interior. Por este motivo no es nada recomendable lavar los huevos antes de almacenarlos en el frigorífico.

De interés: el cuidado de la flora intestinal es fundamental para evitar el debilitamiento del sistema inmunológico y la aparición de enfermedades e infecciones que pueden afectar a todo el organismo, por ese motivo es de vital importancia mantenerla en perfectas condiciones. FLORA DIEZ es el complemento perfecto para la flora intestinal y el confort digestivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.