ES
7 ideas para evitar el cansancio los días más calurosos del verano
julio 9, 2019
vacaciones-preocupaciones
Cómo disfrutar de tus vacaciones sin preocupaciones
agosto 13, 2019

Trucos para tener una buena digestión tras las comidas veraniegas

En verano la vida social aumenta y también las comidas fuera de casa. Para muchas personas esto puede suponer una serie de problemas digestivos que les provocan malestar cada vez que hacen un plan distinto.

Si quieres prevenir estos dolores, te recomendamos el uso de probióticos y prebióticos, como FLORA DIEZ, perfecto para calmar problemas gastrointestinales o prevenir digestiones pesadas, gases o dolores intestinales.

Hoy te traemos unos consejos, que combinados con FLORA DIEZ, serán la mejor ayuda para que tu salud intestinal sea excelente durante el verano.

No abuses de las grasas ni de los fritos

Durante el verano podemos permitirnos una dieta saludable porque los alimentos que forman parte de una dieta equilibrada encajan muy bien con el clima veraniego. Es el momento de darle una oportunidad a las ensaladas de pasta, de atún, con frutas, con carne… Dejando de lado las comidas fritas con mayor índice de grasas. Así que no te prives y da rienda suelta a tu imaginación para saborear las mejores ensaladas.

Apuesta también por los pescados a la brasa que se preparan fácilmente, o por comidas ligeras como los mejillones al vapor, muy sabrosos y sanos. También puedes comer carne al espeto o a la barbacoa, eligiendo siempre trozos con poca grasa. El pollo a la brasa es especialmente delicioso y muy digestivo.

El truco en los platos principales está en evitar las salsas que suelen ser lo que convierten en pesado el menú: no tomes mayonesas, salsas con aceite ni salsas preparadas que pueden convertir tu menú sano en una auténtica bomba de relojería para tu estómago.

Elige bien las bebidas que tomas

Por suerte, ya se han desterrado creencias como la de que beber durante la comida es malo para la digestión o puede engordar. Beber es igual de bueno en cualquier momento, siempre que estemos hablando de agua. Beber agua es lo más saludable para la digestión y también lo mejor para la línea.

En verano es muy tentador acompañar la comida con una cerveza o tomarse un refrescante tinto de verano. Pero las bebidas alcohólicas tienen algo en su contra, y es que el alcohol no solo te dará más calor a medio plazo, sino que no es bueno para tu sistema digestivo.

Si quieres darle un toque de frescura a tu agua, añade un chorro de limón o un poco de cáscara de la fruta que le dará un toque diferente, pero sin hacer que sepa amarga. Si lo prefieres, añade la cáscara de la naranja o combina ambas. Evita los azúcares y los edulcorantes, ambos son igual de perjudiciales para la digestión. Tampoco es recomendable que consumas bebidas con gas en exceso, ya que te hincharán y harán sentir más pesado.

Sí a los fermentados

Los alimentos fermentados son muy beneficiosos para la digestión. Los pickles, o verduritas fermentadas, son deliciosas y te ayudarán a que el resto de los alimentos no te sienten mal.

Los pepinillos, las banderillas y el repollo son platos más o menos frecuentes en nuestra gastronomía y ahora se pueden añadir otra serie de verduras que se comercializan ya envasadas y listas para consumo.

Con el buen tiempo, este tipo de productos son perfectos como aperitivo, lo que también ayudará a comer menos del resto de los platos que se sirvan y a preparar el estómago para todo aquello que venga a continuación.

Cuidado con los postres

El momento del postre es uno de los más peligrosos de la comida. Lo normal es que, aunque hayamos querido dejar sitio para el postre, al llegar al mismo prácticamente no tengamos hambre, por lo que estaremos comiendo ya sin apetito. Así que, si no tienes ganas, pasa del postre y disfrútalo en el momento que tengas realmente apetito.

Se recomienda tomar raciones pequeñas de postre, sobre todo si se trata de dulces que pueden resultar extremadamente pesados tras la comida.

Es preferible tomar una infusión o un yogur, un alimento fermentado muy beneficioso para la flora intestinal y que te ayudará a una correcta digestión.

Caminar siempre es apropiado

Las sobremesas son muy tentadoras, pero si caminamos despacio estaremos ayudando a hacer la digestión. No es necesario levantarse de la mesa con el último bocado y comenzar a andar, pero tras un reposo de quince minutos es recomendable dar un paseo por la sombra, a paso relajado.

Es cierto que en verano no es recomendable salir a caminar al mediodía, en cambio, es la opción perfecta para después de la cena, la noche refresca mucho más y puedes pasar un buen momento antes de ir a dormir.

Durante el día, en las horas de menos sol, puedes salir a caminar por una zona de arboleda, por ejemplo, junto a un río donde pueda hacer un ambiente más fresco.

Este tipo de ejercicio suave estimula la digestión y ayuda a evitar la sensación de hinchazón. Al moverse se evitan también las acumulaciones de gases. Si no podemos salir a caminar, al menos debemos de evitar acostarnos después de comer.

¡Combina nuestros consejos con los productos DRKU y disfruta del verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.