ES
¿Qué es la melanina?
julio 19, 2016
Riesgo de salmonelosis en verano
julio 26, 2016

Zinc, un gran antioxidante

¿Sabías que el Zinc ejerce un gran poder antioxidante en nuestro organismo?

Este mineral beneficia la creación de nuevas proteínas (renovación celular), interviene en la lucha contra los radicales libres y en la síntesis de enzimas, además favorece el buen estado de la piel y las mucosas, aportando tonicidad y elasticidad a la piel.

El Zinc es uno de los antioxidantes más poderosos con los que contamos, protegiéndonos de las células frente al daño oxidativo.

El Zinc es uno de los antioxidantes más poderosos con los que contamos, protegiéndonos de las células frente al daño oxidativo.

Este gran antioxidante también ayuda a reforzar el sistema inmunológico ayudando a prevenir resfriados y juega un papel importante como refuerzo de piel, cabello y uñas.

El Zinc forma parte de la enzima superóxido dismutasa, que se encarga de eliminar los radicales que aceleran los procesos de envejecimiento. Protege el ADN y el núcleo celular. Además es fundamental para el funcionamiento de la vitamina A

Pero ¿Por qué son tan importantes los antioxidantes en nuestro organismo?

Nuestro cuerpo necesita de oxígeno para vivir, la mayor parte para la respiración, la regeneración celular y la obtención de energía, pero como desecho de estos procesos se ocasionan radicales libres. Estos radicales se crean internamente de forma frecuente al metabolizar los alimentos, ocasionando la oxidación celular y el Estrés Oxidativo.

Sin embargo, estos radicales también se generan por factores externos como la exposición a la radiación solar (ultravioleta), a otras radiaciones ionizantes, carencias nutricionales de oligoelementos como vitaminas C, E, betacaroteno, zinc, manganeso o selenio. Asimismo como la contaminación, el estrés crónico, situaciones estresantes, una mala calidad del sueño, realizar deporte de alto rendimiento, etc

La acción del Zinc en la producción de la Superóxido Dismutasa, nos hace entender su importancia en el envejecimiento celular, siendo uno de los antioxidantes más poderosos con los que contamos, protegiéndonos de las células frente al daño oxidativo.

Pero el Zinc no solo interviene en la lucha contra los radicales libres sino que además:

  • Mejora la salud ocular.
  • Beneficia la regeneración y cicatrización de la piel y tejidos.
  • Participa en el funcionamiento de las glándulas sebáceas de la piel.
  • Es fundamental para la correcta utilización de los nutrientes en el organismo.
  • Es imprescindible para una correcta función intestinal.
  • Es necesario para el desarrollo físico y mental.
  • Es indispensable para la percepción del gusto y el olfato.
  • Participa en la regulación del equilibrio ácido-base.
  • Contribuye a mantener la concentración normal de testosterona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.