Tratamiento intolerancia al gluten

El gluten puede causar intolerancia, insensibilidad o alergia y las tres cosas son muy diferentes entre sí. Por eso, antes de hablar de un tratamiento intolerancia al gluten debemos de tener claro qué es cada cosa y que similitudes o diferencias hay entre ellas.

Intolerancia al gluten: Se conoce también como celiaquía o enfermedad celíaca. Es una enfermedad autoinmune a la proteína del gluten, la gliadina. El organismo produce anticuerpos para atacar a la gliadina y ataca también a otras proteínas similares propias del intestino, lo que hace que se dañe la pared intestinal y las vellosidades del interior del intestino causando graves daños en la flora intestinal, inflamación del intestino y úlceras.

¿Que hacer para tratar la intolerancia al gluten?

En estos casos, el tratamiento pasa por una dieta muy estricta en la que se elimine el gluten totalmente. La persona celíaca tiene que evitar incluso la contaminación por contacto, lo cual obliga a cocinar todos sus alimentos por separado y con las máximas precauciones.

el tratamiento para la intolerancia al gluten

Sensibilidad al gluten no celíaca: Las personas sensibles al gluten son muy complicadas de diagnosticar ya que no tienen una reacción autoinmune a la gliadina y dan negativo en cualquier prueba de alergia o de intolerancia. Sin embargo, el gluten sí les produce problemas de salud importantes, sobre todo dolores articulares, problemas de fatiga crónica o incluso cambios en el comportamiento. También pueden ocasionarles muchos problemas digestivos.

La única forma de saber si alguien tiene sensibilidad al gluten es dejando de tomarlo y viendo si los síntomas que tiene mejoran al cabo de unas semanas. Si al reintroducir el gluten la persona recae en sus problemas, es que existe una sensibilidad.

En estos casos, la solución está en una dieta, aunque normalmente no existe el riesgo de la contaminación por contacto a no ser que se sufra de una sensibilidad muy elevada.

Alergia al gluten: La alergia al gluten es también una enfermedad autoinmune, como la intolerancia. El cuerpo también produce anticuerpos contra la gliadina pero no lo hace tan solo a nivel intestinal, por lo que los resultados son inmediatos y mucho más graves. Por eso, la persona alérgica al gluten puede llegar incluso a sufrir una reacción tan fuerte que le cause una parada respiratoria.

En este caso, las precauciones tienen que ser máximas ya que estamos hablando de que puede estar en juego la vida de la persona. Al contrario que un intolerante o que las personas sensibles, los alérgicos no atraviesan un largo periplo hasta dar con la enfermedad, por lo que no suelen sufrir secuelas gastrointestinales.

Recuperar la flora intestinal

Tanto en los casos de sensibilidad al gluten como en los casos de intolerancia, es habitual que haya graves problemas de flora intestinal en el momento en el que se establece el diagnóstico. El camino suele ser largo y, durante el mismo, la persona ha estado consumiendo todo tipo de productos muy dañinos para su salud.

Es cierto que no existen pastillas para la intolerancia al gluten, pero sí existen tratamientos que pueden ayudar a que la persona se recupere mucho más rápido una vez que ha sido diagnosticada.

pasta sin gluten

Los probióticos son clave para la recuperación de la flora intestinal y Flora Diez contiene probióticos y Calcio para ayudar a recuperar totalmente el intestino. Pero, además, no contienen ni gluten y lactosa, por lo que pueden ser consumidos sin problemas por aquellas personas que tienen estas intolerancias. Esto es muy importante, ya que algunos probióticos del mercado contienen estos ingredientes, no siendo aptos para las personas que tienen problemas para digerir estos productos.

¿Qué puedo hacer si consumo gluten por error?

Las personas con intolerancias, una vez diagnosticadas, deben de aprender a comer de nuevo. Tienen que saber qué marcas pueden consumir y cuáles no pueden. Se acostumbran a mirar las etiquetas con lupa y cuidan al máximo la preparación de todos sus platos. Pero al principio es habitual cometer ciertos errores porque se ignora que un determinado alimento pueda contener gluten o lactosa “ocultos”. Es el caso, por ejemplo, de determinados productos de charcutería que tienen harinas para espesar o carne picada a la que se añaden cereales.

el trigo y el tratamiento para el gluten

Otro problema se presenta a la hora de viajar o de comer fuera de casa. Incluso advirtiendo del problema, en algunos establecimientos parecen no tomarse demasiado en serio este tipo de problemas y, aunque cada vez hay una mayor concienciación y formación, se siguen cometiendo errores importantes, sobre todo los relacionados con la contaminación por contacto o contaminación cruzada, que puede resultar complicada.

Si a esto se une el hecho de que comer fuera de casa varios días seguidos siempre causa problemas intestinales, las vacaciones pueden acabar siendo un problema. Con Flora Diez se previenen este tipo de complicaciones reforzando la flora intestinal durante esos días y evitando que un pequeño error pueda costarnos un serio trastorno de salud.