- Complementos Alimenticios Avanzados -

El estado de ánimo es la actitud o la predisposición emocional que cada persona tiene en un momento determinado. El estado de ánimo se ve afectado por muchos aspectos externos e internos, por lo que varía incluso a lo largo del día.

Normalmente, estas variaciones se encuentran dentro de un rango que permanece estable. Cuando nos sentimos bien, decimos que tenemos un buen estado de ánimo pero si nos sentimos mal anímicamente entonces hablamos de un estado de ánimo bajo.

Los síntomas de un trastorno en el estado de ánimo incluyen los siguientes:

- Cansancio generalizado la mayor parte del día.

- Sensación de tristeza sin poder dar un motivo para estar así.

- Pérdida de interés por las cosas que solían motivar a la persona.

- Pérdida del interés por el sexo. Se nota una fuerte falta de libido.

- Mayor sensibilidad a cualquier problema. Cosas pequeñas que antes no afectaban a la persona desencadenan reacciones muy exageradas.

- Incapacidad para enfrentarse a los problemas cotidianos. Se evitan discusiones incluso a costa de salir perjudicados solo por no tener que vivir esa situación de estrés.

- Se duerme mal, pero se quiere estar en cama la mayor parte del tiempo.

- Pérdida o aumento del peso.

El paciente muchas veces acude a la consulta del médico sin saber explicar bien qué es lo que le pasa. Se siente decaído pero no sabe si realmente es en el médico donde encontrará una solución. Por eso, cuando por fin acude, suele estar realmente mal.

En algunas ocasiones hay causas psicológicas detrás de este mal estado de ánimo que, pasado el tiempo, han ocasionado problemas físicos. En otros casos todo comienza por un malestar físico que acaba causando un malestar psíquico.

El profesional que puede hacer un buen diagnóstico sobre el estado de ánimo es el psicólogo. Pero a veces el mismo médico de cabecera puede establecer con un análisis que hay una bajada en las defensas que pueden estar causando este problema. Si con un tratamiento adecuado el paciente recupera su buen estado de ánimo, entonces la causa era tan solo física.

En caso de que el paciente no se recupere se puede valorar acudir a un psicólogo para que ayude al paciente a encontrar la causa que puede haber detrás de esa sensación de decaimiento y que, a veces, no es evidente a primera vista ni tan siquiera para la persona afectada.

Cuando el estado de ánimo es bajo debido a causas del entorno como problemas que es complicado afrontar, quizás sea buena idea acudir a un psicólogo. A veces es necesario un punto de vista externo que nos enseñe a ver las cosas desde otra perspectiva y nos ofrezca, además, las herramientas para poder mejorar y para conseguir que no nos afecten tanto los problemas.

Los psicólogos no tienen la varita mágica para cambiar nuestras vidas, pero sí pueden ofrecernos las herramientas necesarias para que seamos nosotros los que demos esos cambios de una manera gradual y que realmente se note en todas las facetas de nuestra vida.

Es normal sufrir cambios en el estado de ánimo, pero cuando estos suceden sin una razón evidente entonces hay que pensar que quizás lo que está fallando está en nuestro interior. Si nos sentimos cansados, apáticos, con poco apetito sexual y sin ganas de afrontar las cosas del día a día podemos tener un estado de ánimo bajo. Pero si esto se prolonga puede llegar a convertirse en algo mucho más grave, como una depresión.

El estado de ánimo puede bajar porque bajan las defensas y eso hace que no nos sintamos todo lo bien que deberíamos. Las defensas bajan porque nuestro sistema inmunológico falla y una manera de reforzarlo es reforzando la flora intestinal. Pero, además, está el agotamiento, para el cual son necesarias vitaminas, como la B6.

Por último también convine pensar en la serotonina, que es un regulador del estado de ánimo. Niveles bajos de serotonina causan un estado de ánimo bajo. El triptófano es un precursor de la serotonina que ayuda a equilibrar sus niveles los cuales también influyen en el sueño. Para ayudar a dormir mejor y a relajarse, la melisa es una estupenda aliada.

Todos estos elementos: probióticos, prebióticos, vitamina B6, melisa y triptófano están presentes en Flora+Ánimo, un complemento alimenticio que te ayudará a levantar el ánimo en esos momentos en los que te encuentras decaído o, como se dice popularmente, de bajón. Ayudará a que te sientas mejor, más fuerte físicamente y también con unos buenos niveles de serotonina, lo que hará que duermas mejor y tu ánimo mejore.

Por todos estos motivos Flora+Ánimo es recomendable tanto para un estado de ánimo bajo causado por problemas que afectan emocionalmente a las personas, como cuando se debe a problemas de salud, ya que a menudo ambas están muy relacionadas.


FLORA +ÁNIMO es un complemento alimenticio que ayuda a mantener el estado de ánimo positivo y la buena función cognitiva, gracias a su contenido en Melisa.

Además, la Melisa ayuda a mantener la relajación y el bienestar mental y físico y su contenido en Vitamina B6 ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga.

Este producto contiene Triptófano, un aminoácido esencial precursor de la Serotonina, principal reguladora del estado de ánimo.

Es el aliado perfecto en cambios de estación, épocas de estrés o ansiedad y en presencia de sensación de decaimiento o desánimo.

Dos cápsulas de FLORA +ÁNIMO contienen 1x109 unidades formadoras de colonias de la mezcla de Bifidobacterium lactis y Lactobacillus rhamnosus.

Los probióticos que contiene son seguros y beneficiosos para la salud, encontrándose en el listado aprobado por la EFSA (Autoridad Europea de Salud Alimentaria- QPS: Qualified Presumption of Safety).

No contiene gluten ni lactosa y es apto para vegetarianos.

FLORA +ÁNIMO es resistente a los antibióticos y sobrevive a los ácidos del estómago.

Promoción 3x2

Promoción 3x2

en toda la línea FLORA

Sin productos

Estar determinado Envío
0,00 € Impuesto
0,00 € Total

Los precios son impuestos incluidos

Confirmar compra